No ha transcurrido ni tan siquiera un año, desde que la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, dio por concluida la señalización de los cinco caminos que atraviesan nuestra provincia, para que los peregrinos puedan recorrerlos sin el menor contratiempo.

El tramo que discurre entre Puebla de Sanabria y la Portilla de la Canda, fue el último con el que dimos por concluida la tarea de repintar nuestros caminos, después de muchas semanas recorriendo los más de 500 km de trazado de los caminos que atraviesan por unas cien poblaciones de nuestra provincia.

Sin embargo, desde que comenzamos con esta ingente tarea, han transcurrido tres años y los efectos del sol, la lluvia y las inclemencias meteorológicas, inciden de una forma muy directa y negativa, sobre la pintura que vamos aplicando y algún peregrino, nos advirtió que se había encontrado señales con una visibilidad un tanto deficiente, por lo que después de informar a la Comisión que se encarga de estas tareas, se pusieron manos a la obra para repintar nuevamente nuestros 500 km de camino de Santiago.

En esta ocasión han sido seis voluntarios de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago (Domi, Flori, Dominga, Andrés, Enrique y Antonio), los que el viernes pasado, comenzaron por donde tres años antes se había comenzado esta tarea, en el límite de la provincia de Salamanca, que es por donde acceden a Zamora los peregrinos que vienen recorriendo la vía de la Plata, señalizando el tramo hasta Villanueva de Campean.

Han podido verificar, que las inclemencias meteorológicas estaban afectando a la señalización, por lo que con botes de pintura y brochas, han comenzado a remarcar esta parte del camino, mejorando de forma ostensible la señalización que guía a los peregrinos hasta la ciudad de Zamora.

Se ha procurado conducir a los peregrinos por el trazado que siguen los caminos próximos a la carretera, aunque esto no ha sido posible en algunos tramos ya que en las zonas de regadío, el constante funcionamiento de los aspersores de riego, inunda los caminos produciendo charcos y el paso de vehículos pesados, altera y degrada el trazado que van siguiendo, además de representar una incomodidad para el peregrino, cuando los aspersores están en funcionamiento y les obliga a sortearlos para no mojarse.

Comienza de esta forma, una planificación semanal para los voluntarios de la Asociación Zamorana, quienes a partir de ahora y hasta que den por finalizado este repintando, emplearán una buena parte del año 2023, hasta que los 500 km de nuestros caminos, se encuentren en perfectas condiciones.

Confiábamos que en esta nueva tarea, contaríamos con ayuda institucional, al menos para asumir el coste que para una pequeña asociación como la nuestra, representa tener que adquirir un número importante de botes de pintura, desgraciadamente, seguimos sin contar con ninguna colaboración para esta tarea, que hacemos de forma desinteresada, pero ilusionados porque el peregrino no se sienta perdido en una tierra y unos caminos que para ellos resulta extraña.

Artículo anteriorLa Diputación convoca a los zamoranos para pedir al gobierno una fiscalidad diferenciada para la provincia
Artículo siguienteLa Junta destina 4,3 millones a 21 ayuntamientos de la Comunidad para impulsar suelo industrial y consolidar la actividad económica en sus territorios