La Plataforma tiene como objetivo conservar y poner en valor la arquitectura tradicional mediante trabajos de estudio y catalogación, promover el desarrollo normativo que garantice su protección y la difusión de sus características, cualidades y valores, así como la promoción de proyectos mediante la concertación de entidades públicas y privadas. La Junta ha encargado el inventario de la arquitectura popular de esta zona de Aliste.

El viceconsejero de Cultura, Raúl Fernández Sobrino, ha participado hoy en la presentación de la Plataforma por la Defensa de la Arquitectura Tradicional en Aliste, junto al alcalde de Alcañices y presidente de la Mancomunidad Tierras de Aliste, Jesús María Lorenzo. Se trata de una iniciativa promovida por un grupo amplio y diverso de profesionales, procedentes por su nacimiento, relación familiar o vinculación personal y de trabajo con Aliste; una asociación de personas que aportan diversas miradas, amplia experiencia en múltiples disciplinas y sectores y una gran ilusión.

Fernández Sobrino ha destacado el carácter territorial de este proyecto que se plantea desde el territorio y para el territorio, desde el corazón de Aliste y para los ciudadanos de Aliste: “una iniciativa que aunará el esfuerzo de múltiples personas y servirá de marco de coordinación, de mediación y de reactivación de diversos sectores sociales y de diferentes entidades públicas y privadas”. Asimismo, ha señalado que “la Consejería de Cultura y Turismo valora de una manera positiva el carácter integral de la propuesta, que incluye todos los aspectos y tipologías de bienes que integran el patrimonio cultural, reflejo de la cultura de un territorio y de las personas que lo habitan: “las personas, la población que vive y se identifica con Aliste, deben constituir el objetivo primordial del conjunto de iniciativas que se desarrollen. Pero no sólo como una finalidad sino como coparticipes de las diversas acciones, pues el patrimonio cultural es todo aquello que les identifica como colectivo social, que usan a diario, que conocen y en el que participan”.  

Igualmente, el viceconsejero ha destacado el patrimonio cultural, como reflejo de una colectividad, que está vivo y vinculado directamente con sus modos de vida, sus emociones, sus vivencias y relaciones sociales y que, de esta forma, conocimientos, saberes, oficios tradicionales, prácticas agropecuarias, transmisión oral, rituales festivos, convivencia social, deben integrarse y formar parte de esta visión patrimonial holística y global del patrimonio cultural.

Fernandez Sobrino ha elogiado la visión territorial de la plataforma, no sólo por sus características geográficas físicas, sino por ser el ámbito en el que viven las personas y lo perciben con sus diferentes hitos y lugares de referencias. El territorio y el paisaje cultural que se genera por la acción del hombre en su entorno, constituyen el soporte y el ámbito en el que se desarrollan los procesos de un colectivo social para obtener los recursos y organizar su modo de vida. Un territorio que en este caso, como espacio identificado por sus características culturales e históricas, debe ser objeto de atención en su conjunto, de manera que cada acción o proyecto se integre en los 16 municipios y las 72 localidades que conforman Aliste.

Gestión de la Plataforma

Será concertada y participativa, de manera que esté implicada la sociedad en los diversos proyectos a promover. En este sentido, la plataforma puede ser un cauce adecuado para debatir iniciativas, aunar inquietudes y propuestas que sean de utilidad para mejorar las condiciones de vida de los habitantes de Aliste e impulsar la generación de recursos endógenos.

El viceconsejero ha comprometido la participación de la Consejería en aquellas actividades que contribuyan a la protección y conservación del patrimonio cultural, a su reconocimiento como valor social, simbólico y económico y a su gestión sostenible; una gestión en la que debe tener un papel destacado la sensibilización de la sociedad mediante el desarrollo de actividades de carácter didáctico y cercano, que potencien proyectos colectivos y la generación de iniciativas pro-activas que sirvan para impulsar la permanencia de la población en Aliste y las expectativas de alternativas de futuro. En este sentido, la Consejería ha contratado este año la documentación de la arquitectura tradicional del oriente de la Comarca de Aliste.

La arquitectura tradicional, integrada y vinculada con el territorio, y como patrimonio en el que converge el uso de materiales del entorno y un conjunto de conocimientos, constituye un ámbito de acción complejo pero imprescindible para mantener la personalidad de una comarca y contribuir al bienestar de las personas con la adaptación de forma adecuada a las necesidades y funcionalidades que requiere la vida hoy en día. En la transmisión de estos valores y en la definición de unos criterios de intervención correctos y sostenibles, deben participar tanto desde las entidades públicas, como los usuarios y la sociedad civil.

Artículo anteriorDOS HERIDOS AL VOLCAR UN TODOTERRENO EN MANZANAL DE ARRIBA (ZAMORA)
Artículo siguienteEl Ayuntamiento de Tábara remodela los parques infantiles de La Cañada y San Lorenzo