almeida – 1 de mayo de 2015.

Px1D, así es como este grupo de peregrinos se denominan, (Peregrinos por un Día) y cada mes, coordinados por Javier Fresno, párroco de Almeida de Sayago, realizan alguna salida por cualquiera de las vías de peregrinación que atraviesan la provincia.

                La mayoría son ya veteranos, pero el espíritu del peregrino se encuentra muy arraigado en ellos porque disfrutan realizando esta peregrinación tan especial y una buena parte de ellos repite siempre que las fechas en las que se organiza el viaje se lo permiten.

                A finales de año, ya pasaron por Tábara, venían caminando desde Faramontanos y fueron recibidos por el alcalde de la localidad que les mostró el Scriptorium y luego estuvieron en el albergue de Tábara donde fueron agasajados como buenos peregrinos con un arroz a la zamorana.

                En esta ocasión han reiniciado su peregrinación en nuestra localidad y se desplazarán caminando hasta Villanueva de las Peras donde darán por finalizada la caminata que otro mes reiniciaran y de esa forma irán completando el Camino Sanabrés.

               Antes de las nueve de la mañana ya se encontraban en Tábara donde lo primero que han hecho es una oración en la iglesia de la localidad. El sacerdote Javier Fresno les ha dirigido unas palabras y acto seguido tras posar para ese recuerdo de los lugares por los que van pasando, han comenzado en la torre su camino.

                La mañana era fresca y amenazaba lluvia, pero a pesar de las inclemencias del tiempo los cuarenta participantes en esta peregrinación han comenzado con buen ánimo la misma.

                A lo largo del trayecto harán alguna parada de avituallamiento y cuando lleguen a Villanueva de las Peras se reagruparán y el autobús que les ha traído desde Zamora, les conducirá hasta la vecina Santa Marta de Tera donde se oficiará una misa para estos peregrinos, tras la cual para recuperar las fuerzas de esta jornada del Camino se desplazarán hasta Rionegro del Puente donde comerán todos juntos.

                Para esta ocasión, el albergue de Tábara ha obsequiado a cada uno de ellos un colgante de madera en el que figura su distintivo (P x 1 D) “Peregrinos por un Día” en la que destaca la flecha amarilla del camino, que todos han colgado a su cuello.

                Es gratificante ver como a pesar de la edad de algunos de los participantes, su espíritu de seguir adelante les hace afrontar con ilusión una nueva jornada de su camino tan especial.

                Esperamos que muchos de ellos vuelvan como peregrinos a Tábara y nos obsequien con su visita en la próxima jornada que hagan recorriendo estas tierras.