SAF – 24 ene 2014

Desde el 1 de abril de 2012 que se inauguró en Tábara la residencia para la tercera edad “Divina Misericordia” con apenas 5 plazas ocupadas, hoy está ya al completo y con lista de espera.

 

La atención del personal es exquisita y muy cariñosa, por lo que los mayores están encantados y sobretodo superentretenidos con la cantidad de actividades que a lo largo del día llevan a cabo de la mano de su monitora Silvia Román Crespo. Para muestra de sus actividades solo hay que ver  la cantidad de trabajos expuestos en la pared de entrada, y los cuadros que alguno de sus residentes han ido donando y que, para orgullo de la residencia, se exponen en sus paredes.

Otra de las actividades ya en marcha, es el centro de día, donde los participantes entran a las 10:00h y a lo largo de todo el día no cesan de hacer actividades para mantener ágil el cuerpo y sobretodo la mente. La mañana comienza con tres horas de actividades en grupo o individualmente, según los casos, donde Eva Fresno, la Fisioterapeuta del Centro, monitoriza todas las actividades personalmente. Tras estos ejercicios llega la bien merecida hora de comer y a continuación, si les apetece, pueden hacer un rato de siesta para continuar con otras terapias individualizadas o en grupo, siempre dirigidas a mejorar su capacidad física y mantener su mente ágil, en este caso es Silvia Román Crespo, como monitora de Terapia Ocupacional, la encargada de dirigirles en estas tareas.

Como el centro tiene su propia capilla, los miércoles por la tarde pueden asistir a misa y a menudo son acompañados por gente del pueblo que suelen asistir a la capilla.

Por las tardes tienen visitas de otros mayores del pueblo que suelen acercarse hasta la residencia para jugar la partida y charlar con los residentes, muchos de ellos de Tábara, y así ambos se distraen, visitantes y visitados.

PARA VER FOTOS DE LA NOTICIA, pincha aquí