Sé que mi ausencia es dura, que desde que me marché, tus días no son como antes, sé que te cuesta conciliar el sueño, sé cuánto me extrañas y lo mucho que deseas que vuelva.

Te he visto llorar y créeme, lloro contigo…

No es fácil verte triste, sé que es inevitable que llores, pues los recuerdos están en todas partes, ves fotos y tu mirada se llena de tanta nostalgia, lloras y yo acaricio tu pelo, he sentido tus lágrimas, tu dolor y tus miedos…

Sé que tienes mucho miedo, que crees que tu vida se acaba.

Es normal, es parte del duelo… si tú supieras que yo estoy bien, que soy feliz y lo único que quiero es consuelo para tí.

No llores… ¡ya no!

Tienes que aceptar que a todos nos pasa, que es así, está escrito, que no es injusto, que los tiempos de Dios son perfectos.

Yo viví y fui feliz, amé y me amaron… viví mi tiempo como vivirás el tuyo.

No te preocupes por mí, yo estoy bien, si tú supieras lo hermoso que es este lugar, la paz y amor que existe. Hay colores que jamás imaginaste, este lugar es realmente hermoso y algún día lo compartiremos pero no tengas prisa, será en su momento, a su tiempo. ¡Vive, disfruta tu vida!

Llena tu corazón con los mejores momentos que vivimos juntos… sé que mi ausencia está en todo momento.

Te he visto llorar y te he visto sonreír en algún recuerdo. Si supieras que si tu ríes yo sonrío contigo, en cada logro, en cada festejo, en cada alegría, en cada tristeza, yo he estado contigo, nunca te dejaré sola…

Recuerda que Dios nos presta nuestro cuerpo, pero el alma nos la regala y esa alma sigue estando viva, siempre unida a la tuya.

Te amo y sé cuánto me amas.

El amor vive en nuestros corazones, ¿Escuchas? … sigue latiendo en el tuyo y ahí estoy yo…. ya no llores que la vida es hermosa.

Sé que te sientes sola, aunque te rodea la gente que te ama y te necesita. iSé fuerte! Que tu fuerza es la luz que alimenta mi alma. Tus recuerdos son los míos, ten consuelo, ten fe que Dios está contigo.

¡No te rindas!

Eres esencia pura de mí. Que el dolor no perdure en tu corazón. Sonríe en esos recuerdos… sé feliz y aprende a vivir sin mi presencia física, y no olvides que la vida nos separa por un tiempo… pero Dios nos vuelve a unir.

No trates de entender la muerte, de hacer mil preguntas… ¡entiende La Vidai Porque la Vida es tu presente… cuando pienses en mí por favor regálame una sonrisa, que yo soy más feliz al ver también una hermosa sonrisa y te lo repito una vez más… si piensas en mí, ahí estaré siempre, siempre contigo.

Artículo anteriorLamas y Correa reestrenan el Duatlón Cross de Fuentemolinos
Artículo siguienteLETI, tres años ya sin tí, UNA ETERNIDAD