Aseguraba el alcalde de Tábara, Antonio Juárez, en la clausura del XXI premio internacional de poesía León Felipe, que una de las principales obligaciones de los servidores públicos, es otorgar a la cultura, la relevancia que tiene para nuestra sociedad y acercarla al pueblo, para que además, de disfrutarla, consiga enriquecerse con lo que le aporta.

Sin duda, en estas deseadas fiestas patronales que después de tres años se han celebrado en el municipio de Tábara, la presencia de la cultura se ha dejado sentir en muchos momentos, especialmente en los cuatro conciertos y el premio internacional de poesía que se han celebrado, los cuales, además, han contado con una significativa asistencia de público.

Comenzaron las fiestas, con la actuación de casi 100 jóvenes músicos pertenecientes al 28 curso internacional, que, bajo la batuta de José Miguel Martín, interpretaron varias obras para deleite de los asistentes. Bajo el título Bailando con lobos, se quiso hacer un merecido homenaje a todos aquellos que participaron y se implicaron en la extinción de los recientes incendios, en especial a aquellas personas que dejaron su vida mientras protegían la de los demás.

Tábara, es un referente en el camino que los peregrinos siguen hacia la ciudad del apóstol y el día 13 de agosto, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el grupo Scherzo ofreció un concierto bajo el programa que se titulaba las piedras cantan, el cual se ha interpretado en diferentes poblaciones por las que discurre alguno de los caminos.

También en la entrega de los premios de poesía, Iván Escudero, Patricia Guerreira y Lucía Hurones, interpretaron algunas obras de los compositores clásicos.

El broche a estas fiestas culturales, lo ha representado el concierto que se ofreció a todos los vecinos de la comarca de Tábara en el salón de actos de la torre del reloj, que se encontraba abarrotado de público, ratificando una vez más el interés de la gente de esta tierra por la cultura.

Raquel Fernández a la flauta, Anna Milman al violín, Anna Meenderik a la viola, Mikhail Milman Juan María Cue al violonchelo, todos ellos músicos con una trayectoria en formaciones importantes muy significativa, bajo el título Ensamble Valdedios, ofrecieron un interesante repertorio de Couperin, Mozart, Cue y Arensky.

Sin duda, estas han sido las fiestas en las que la cultura ha estado presente en los momentos más significativos de las mismas y para Paquita Gutiérrez, concejala de cultura del ayuntamiento de Tábara, ha representado una satisfacción poder ofrecer a sus vecinos este interesante repertorio cultural y se mostraba orgullosa de la respuesta que el pueblo, ha ofrecido a esta introducción tan importante de la cultura en las fiestas.

Seguramente, la buena asistencia de los vecinos a cada uno de los actos programados, representará ese acicate para que la cultura se vaya introduciendo en los diferentes actos que desde el ayuntamiento se organizan para los vecinos en otros momentos del año.

Confiamos que los diferentes actos culturales, que cuentan con un público también deseoso de participar en las fiestas, comience a estar más presente en los diferentes programas que a partir de ahora se vayan ofreciendo.

Glaría de fotos del concierto Ensamble Valdediós – Fotos: SAF

Artículo anteriorLa Asociación Cultural Sierra de Sesnández dará el nombre de Leticia Rosino a su parque
Artículo siguiente26 de agosto 11,45 manifestación en Tábara – Ha llegado el momento de demostrar la capacidad y la competencia