Eugenio Rosado Garrido  – 17 de agosto de 2016.

IMG 6191 revb

A lo largo de 42 años de vida profesional, prácticamente a diario, como divulgador agrario, he tenido que dirigirme a variados colectivos y creo haberlo realizado siempre sin dificultad alguna,

pero el pasado día 15 al anunciarse el otorgamiento de “Tabares del Año 2016”, la enorme emoción que me invadió, impidió que me dirigiera adecuadamente a cuantos estabais en nuestra Iglesia de la Asunción. Disculpas por el torpe agradecimiento que hice.

                En la vida hay unas pocas cosas que son fáciles de realizar, una de ellas es equivocarse.

                Pero creo que no me equivoco al manifestar que para unos pocos la alta distinción que se comunicó, les habrá producido una profunda desolación; a ellos, que en la vida les “vaya bonito”, como dicen en Iberoamérica.

                Pero tampoco creo equivocarme si manifiesto que la inmensa mayoría de tabareses, mujeres y hombres, se congratuló enormemente con la concesión de que fui objeto.

                Por lo tanto, como no puede ser de otra manera, ¡tabareses! agradezco profundamente la alta distinción concedida a través de los Concejales que conforman la Corporación Municipal, presidida por el Alcalde D. José Ramos San Primitivo.

                Profesionalmente he recibido muchos reconocimientos, pero el título que se me ha dado tiene para mí un plus de valor, pues pienso que se otorgó por las actividades personales que desde el año 1968 he realizado por Tábara y sus gentes.

                Mi esposa Toña, nuestros hijos Felipe, Juan, Salvador y Sonsoles y nuestros nietos  Noé, Lucia y Vega, en lenguaje del Papa Francisco I, siempre hemos “tabaraseado” en cuantos lugares hemos estado, que han sido muchos y algunos lejanos de esta querida Villa.

                Por todo ello, desde lo profundo de mi corazón, muchísimas gracias por haberme distinguido como “Tabares del Año 2016”.

                Tabareses ¡Adelante!

                                                                                                                             EUGENIO ROSADO GARRIDO