• 40 años no han servido para imponer un sentimiento de identidad ficticio.
  • Los estudios demoscópicos y estadísticos demuestran que los ciudadanos de las 3 provincias de la Región Leonesa quieren la creación de una Comunidad Autónoma propia, un 60% en Zamora.

Es evidente que los zamoranos no tenemos nada que celebrar el día 23, más bien lo contrario, reflexionar sobre el declive de la provincia desde la incorporación, sin consulta ciudadana, a esta comunidad autónoma.

Los datos escalofriantes de despoblación, envejecimiento, o de pérdida de población activa en Zamora son testimonio irrefutable de la grave situación que enfrenta la provincia y el conjunto de la Región Leonesa, que tiene la peor evolución socioeconómica de Europa, con una pérdida de 180.000 habitantes desde la incorporación en la comunidad autónoma de Castilla y León en 1983.

Frente a esos datos se nos pretende izar una bandera en Zamora en un ridículo acto de soberbia nacionalista para recordarnos a los zamoranos el papel de colonia en una comunidad autónoma que se creó para favorecer los intereses de una única provincia, Valladolid, lo adorna así mismo con eventos supuestamente a favor de entidades ciudadanas, como marchas con inscripción gratuita y regalos, que no son más que la utilización torticera de convenios de colaboración, en este caso con el objetivo de poder hablar de cifras de asistencia ficticias utilizando la buena fe de los ciudadanos.

PUBLICIDAD

Si la Junta quiere descentralizar que descentralice sus sedes y consejerías para repartir empleo y riqueza, y no actos con gastos absurdos de fondos necesarios para paliar necesidades de esta provincia, en vez de para pretender adoctrinar y crear un sentimiento de arraigo inexistente hacia una institución impuesta.

Publicidad Dos sliders centrados