• Los leonesistas piden mayores compensaciones a los ganaderos y que se pongan sobre la mesa planes sanitarios serios para evitar el contagio a la ganadería por la fauna salvaje, sobre la que consideran que falta control y vigilancia.

La crisis política estallada por la forma en que se ha abordado la tuberculosis bovina por parte de la Junta de Castilla y León ha llegado hoy al pleno de las Cortes autonómicas, en el que Unión del Pueblo Leonés (UPL) ha reclamado cambiar los protocolos para llegar a soluciones “serias” que huyan del electoralismo.

En este aspecto, el portavoz de UPL, Luis Mariano Santos, ha reprochado a Mañueco la “irresponsabilidad” de la Junta por pretender plantear un protocolo contrario a la legalidad, dando posteriormente marcha atrás, en lo que ha señalado que “son capaces de decir hoy blanco y mañana negro, mientras salen dándose golpes en el pecho, intentando engañar a los ganaderos a sabiendas de que incumplirían la legalidad europea, sin plantear soluciones de forma seria que puedan beneficiar a un sector que lo necesita”.

Y es que, según ha indicado el procurador leonesista, “nuestros ganaderos necesitan de soluciones, necesitan que se aborden los problemas que pongan planteamientos encima de la mesa, y que esto no se convierta en una controversia electoral”. Por ello, ha calificado como vejatorio que “en este drama”, desde el ejecutivo autonómico, estén pretendiendo engañar a los ganaderos, un colectivo al que, según UPL la Junta con su actuación, “ni ha respetado, ni ha defendido y al que ha puesto a los pies de los caballos”.

Del mismo modo, Luis Mariano Santos, ha recordado que los veterinarios son unos profesionales que cumplen con su labor y ha lamentado que la Junta no haya defendido ni protegido a este colectivo “a pesar de que su único delito en esta crisis haya sido intentar cumplir con la normativa y con la legalidad”.

Por otra parte, desde UPL se ha apuntado que deben darse otro tipo de políticas en la materia, que pasen por cuestiones como compensar el menor valor de la carne de los animales sacrificados en ocasiones sin confirmarse como positivos, y que pese a ser mal pagados a los ganaderos “después tienen un valor de mercado normal, con una práctica abusiva, en que especulan los intermediarios”.

Asimismo, el portavoz leonesista apuntó que ha de invertirse más en investigación que mejore los controles de forma técnica para evitar sacrificios innecesarios o en época de sequía, ayudar a mantener la viabilidad de explotaciones obligadas a cebar su ganado sin posibilidades económicas ni técnicas, “huyendo de medidas populistas que vuelvan a llevarnos a un escenario como el que se vivió con la brucelosis o la tuberculosis en la montaña leonesa no es asumible porque eso si acabara con nuestra cabaña ganadera”.

Por ello, desde Unión del Pueblo Leonés se ha solicitado a la Junta ponerse las pilas, haciéndolo también en el área de Medio Ambiente, porque según han planteado los leonesistas, “a día de hoy habría que preguntarse por qué no se están poniendo en marcha planes sanitarios serios para protegernos del contagio con la fauna salvaje”.

En este aspecto, desde UPL han recordado que los propios profesionales han pedido en muchas ocasiones que se creen las unidades de la Fauna silvestre para el establecimiento de programas de control, vigilancia y en su caso erradicación del gran reservorio de la tuberculosis que se sitúa en la fauna salvaje.

Por último, los leonesistas han pedido a la Junta que trabaje en el cambio de legislación europea, para permitir el cambio de protocolos de forma técnica y consensuada, de modo “que se deje de frecuentar la ocurrencia, pero sobre todo deje de jugar con algo tan sensible, porque el juego está costando mucho a la ganadería de León y de Castilla”.

PROMOCIÓN
>