• Los leonesistas piden a la Junta una mayor implicación ante los datos publicados por la Agencia Tributaria relativos a movilidad en el mercado de trabajo, al encabezar Salamanca, León y Zamora los datos negativos en la comunidad.

Tras haber publicado recientemente la Agencia Tributaria los datos sobre la “Movilidad en el mercado de trabajo en las fuentes tributarias”, desde Unión del Pueblo Leonés (UPL) han pedido a la Junta este martes en el pleno de las Cortes autonómicas una mayor implicación para mejorar los datos de la Región Leonesa, que posee un acusado saldo negativo en la movilidad de los trabajadores entre provincias y comunidades autónomas.

Y es que, según ha apuntado la procuradora leonesista Alicia Gallego, “los datos no podrían ser peores para la Región Leonesa”. En este aspecto, ha remarcado que León, Salamanca y Zamora poseen un preocupante saldo negativo en el movimiento de trabajadores “siendo muchos más los que se van a trabajar a otras zonas, que los que vienen de ellas”.

De hecho, desde UPL han recordado en el pleno que la provincia de la comunidad de Castilla y León con peor saldo de movimiento laboral respecto a otras comunidades es Salamanca, con una diferencia negativa de 983 trabajadores entre los que se fueron y los que llegaron, siendo 1.865 los salmantinos que se fueron a trabajar a otras autonomías, frente a los 882 que llegaron.

Por su parte, la provincia de León registra unos datos similares, siendo la segunda de la comunidad con peor saldo de movimiento laboral respecto a otras comunidades, con una diferencia negativa de 967 trabajadores entre los que se fueron y los que llegaron, siendo 2.161 los leoneses que se fueron a trabajar a otras autonomías, frente a los 1.194 que llegaron.

Asimismo, los leonesistas remarcaron que también son pésimos los datos de Zamora, que se sitúa como la cuarta provincia de la comunidad con peor saldo laboral respecto a otras autonomías (solamente superada por Salamanca, León y Burgos), con casi el mismo saldo negativo que Burgos, si bien desde UPL han apuntado que pese a que en términos absolutos Zamora y Burgos estarían en números similares, Zamora sufriría un mayor impacto en la cifra de pérdida de trabajadores, al tener mucha menos población que la provincia burgalesa.

En este aspecto, en el año 2022 según los datos publicados por la Agencia Tributaria, fueron 850 las personas que se fueron desde la provincia de Zamora a trabajar a otras comunidades, frente a las 325 que llegaron. Es decir, un saldo negativo de menos 525 trabajadores.

De este modo, desde Unión del Pueblo Leonés han pedido a la Junta medidas ante unos datos que consideran alarmantes para la Región Leonesa, de la cual en 2022 se fueron 4.876 las personas para trabajar en otras comunidades autónomas, frente a los 2.401 que llegaron a León, Zamora y Salamanca para trabajar desde otras autonomías.

En este aspecto, han querido recordar que la Región Leonesa registró un saldo de menos 2.475 en cuanto a entrada y salida de trabajadores en el año 2022, lo que supone el 80% del saldo negativo de la comunidad de Castilla y León, donde la diferencia total fue de menos 3.112 respecto a otras autonomías.

Saldo pésimo de la Región Leonesa también con otras provincias de CyL

Por otro lado, en cuanto a movilidad laboral entre las provincias que forman la comunidad, desde UPL han apuntado que Salamanca es la provincia con peor saldo, con una diferencia de -800 trabajadores, resultante de la diferencia entre los 1.348 salmantinos que se fueron a otras provincias de la comunidad, y los 548 que llegaron.

Un balance similar al de la provincia de León, donde el saldo fue de -763, resultado de la diferencia entre los 680 trabajadores que se asentaron para trabajar en León procedentes de otras provincias de la comunidad, y los 1.443 que se fueron de León para trabajar en otras provincias de Castilla y León.

En cuanto a Zamora, el saldo de entrada y salida de trabajadores a otras provincias también resultó muy negativo, con un resultado de -427, fruto de la salida de 850 zamoranos para trabajar en otras provincias de la comunidad, frente a los apenas 423 que recibió del resto de la autonomía.

Es decir, sumados los datos de las tres provincias leonesas, el saldo acumulado sería de 1.990 trabajadores menos en cuanto a entrada y salida de trabajadores a otras provincias de la comunidad. Un dato que desde UPL han remarcado que es “totalmente opuesto al de, por ejemplo, la provincia de Valladolid, que recibió de otras de la comunidad 4.286 trabajadores más de los que salieron de ella para trabajar en otras provincias”.

Por otro lado, los leonesistas han señalado que los datos relativos a la movilidad laboral “llevan a deducir que a la Región Leonesa no le va bien en este marco autonómico para poder cumplir con el artículo 138 de la Constitución, que exige buscar el equilibrio económico entre territorios”.

Por ello, han pedido que se facilite la creación de una comunidad autónoma de la Región Leonesa para poder hacerlo, instando al PP a que lo haga “ahora que parecen tener tanta voluntad de hacer cumplir la Constitución”.

PROMOCIÓN
>