Seguramente, el inmortal Forges debió imaginarse la lamentable y preocupante situación en la que se encuentra actualmente la peregrinación a Santiago, para elaborar la viñeta que acompaña a este artículo.

Cuando ya pensábamos haber visto todo tipo de aberraciones y situaciones deleznables en cuanto a la peregrinación se refiere, la realidad consigue sorprendernos una vez más y en esta ocasión es la promoción que se está haciendo de un grupo de influencers, que llevan su glamour tan personal y muy particular al Camino de Santiago, pervirtiendo lo que representa esta peregrinación que se ha consolidado a lo largo de la historia por otros valores muy diferentes.

Imagino que esta promoción, está diseñada por alguna mente perversa, que busca que el camino siga contando con cifras que superen la edición anterior y esta mente, en lugar de promover el Camino de Santiago, lo lleva a una categoría, que para los peregrinos resulta impronunciable, porque mira directamente los valores que hasta ahora para muchos ha representado.

Piensan que todo vale con tal de ver y divulgar a los cuatro vientos el incremento de la peregrinación, pero no son conscientes del daño que le están haciendo, porque aquellos peregrinos que buscan en el camino, lo que algunos definieron como la gran aventura que todavía nos quedaba, denigran la esencia que hasta ahora la ha hecho sobrevivir durante tantos siglos.

Seguramente estos burócratas chupa tintas, nunca han recorrido el Camino de Santiago, ni se han empapado de los valores que este sendero aporta a aquellos que lo recorren y desde un despacho, habrán planificado una idea original y ocurrente, pero no solamente quienes idean estas aberrantes campañas son culpables del estado al que están llevando al camino, también lo son aquellos que tienen la responsabilidad de proteger un rico patrimonio, que con acciones como esta, el único objetivo es su degradación al vulgarizarlo.

Nos están cambiando el camino, ya no representa ninguno de los valores que le dieron la fuerza que en los últimos tiempos estaba teniendo y para los peregrinos, encontrarse con situaciones y formas de recorrerlo como las que en los últimos tiempos estamos viendo, va en contra de su forma de ser y comprender la peregrinación y cada vez, son más los que huyen de este sendero que ya no lo consideran como algo suyo.

Es el momento de decir basta, denunciar cada una de las aberraciones que algunos están llevando al camino, como ahora están haciendo esos influencers que por una promoción comercial, tratan de llevar el camino a un colectivo que lo mismo les da este sendero que cualquier playa paradisíaca en algún lugar del globo.

Por favor, dejar de mancillar una vía de peregrinación, que para muchos tiene unos valores que vosotros ni sabéis ni podéis representar y buscar otros segmentos y lugares de la sociedad donde poder ejercer vuestra influencia, porque en el camino lo único que vais a conseguir es degradarlo un poco más.

Para aquellos que tienen la responsabilidad de la custodia de esta ruta de peregrinación, sólo les pediría que denuncien estas tropelías, porque de lo contrario se convierten en cómplices necesarios de cada una de estas aberraciones.

Artículo anteriorLas más de 4.000 solicitudes de los bonos turísticos registradas superan los dos millones de euros de gasto en establecimientos y actividades de turismo de la Comunidad
Artículo siguienteContinua la lucha contra las MACROGRANJAS en Faramontanos