SAF –23 de junio de 2016.

albergueliteras

 ≈ Asegure la disponibilidad constante de producto lavavajillas y de útiles (bayetas, estropajos, etc.) en perfecto estado de limpieza.

≈ Nunca trasvase un producto químico (lejía, detergente, abrillantador, etc.) a una botella o recipiente que haya contenido o pueda contener alimentos o bebidas.

≈ Guarde en un armario los productos de limpieza y desinfección.

≈ No utilice trapos de cocina sino toallas de papel desechable y, en caso de usarlos, retírelos diariamente al marchar los peregrinos.

 ≈ Provea de agua caliente en cantidad y caudal suficiente.

≈ Limpie con frecuencia los equipos de uso comunitario (frigorífico; lavavajillas; microondas; cazos; tablas de corte; espumaderas, etc.).

≈ Limpie regularmente la campana extractora de humos y su filtro.

≈ Guarde la basura en un depósito con bolsa y tapa de cierre hermético y retírela diariamente. Limpie el cubo regularmente.

≈ Si se hacen frituras, vigile las condiciones en que se recoge y almacena el aceite usado hasta que se lleve a un gestor.

≈ Vigile para que los alimentos que el peregrino deje en el frigorífico o fuera de él, como envases abiertos, huevos o comidas preparadas, no puedan suponer un riesgo para los demás usuarios.

 ≈ Cuide que todos los productos que requieran refrigeración no estén a temperatura ambiente.

 ≈ Ponga en la ventana una tela mosquitera que se pueda desmontar fácilmente para su limpieza.

≈ Vigile que la cocina y su equipamiento quedan en perfecto estado de limpieza antes de la llegada de los peregrinos. Utilice una fregona limpia y no la use para los servicios u otras dependencias.