Las Asociaciones Viriatos y La Raya-A Raia, con el asesoramiento del Instituto de Investigación y Desarrollo Rural Serranía Celtibérica, que suman un numeroso grupo de entidades en representación de empresas, instituciones y otras entidades del territorio transfronterizo hispano-portugués, han elaborado la Declaración de Urgencia de la Franja Céltica en la que se proponen los puntos más importantes que los gobiernos de España y Portugal deben acometer con apremio ante la Unión Europea para salvar este amplio territorio del devastador proceso de desploblación.

La iniciativa emprendida por estas organizaciones será presentada por Pilar Burillo en el Congreso Europeo por el Reto Demográfico que se celebrará el 18 de noviembre en San Pedro de los Majarretes (Cáceres). Esta investigadora, en representación de las asociaciones promotoras de la Declaración de Urgencia de la Franja Céltica, dará a conocer el mapa de las zonas escasamente pobladas del Sur de Europa (SESPAS) que, empleando criterios estrictamente científicos, ha agrupado las entidades locales para definir las zonas con densidades inferiores a 8 y 12,5 hab/km2. El mapa resultante supone el 29,50% del territorio de los países del Sur de Europa (483.540,93 km2), una extensión superior a la suma de las de Alemania, Austria y Países Bajos, pero en el que solo vive el 2,31% de su población, 4.480.285 habitantes, con una densidad media de 9,27 hab/km2.

Dos países lideran las SESPAS, España con el 57% de su territorio por debajo de 12,5 hab/km2 y Portugal con el 37%. En la cumbre Hispano-Lusa de 2018 en Valladolid se firmó un Memorando de Entendimiento entre los Gobiernos de España y Portugal, donde se señala: «Debido a la intensificación de la despoblación y el envejecimiento en los territorios a ambos lados de la Raya (la frontera), siendo de los más elevados de la Unión Europea y con perspectivas demográficas negativas a futuro, se acordó la definición de una Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo».

El estudio en el que se fundamenta la Declaración de Urgencia de la Franja Céltica, muestra que su situación demográfica es todavía más extrema de la que muestra este Memorando. Ocupa el 32,39% de la zona transfronteriza Hispano-Lusa pero solo vive el 8% de su población, con una densidad media del 8,62 hab/km2 y un índice de envejecimiento que, en la zona española, alcanza la alarmante cifra del 525,40%, con creces el más alto de toda la Unión Europea, el de España es del 122,88%.

Por ello, en la Declaración de Urgencia que promueven estas asociaciones para sensibilizar a las instituciones, se insta a los gobiernos de España y Portugal a que consideren la Franja Céltica ante la Unión Europea como una iniciativa emblemática donde, siguiendo los mandatos europeos para el Marco Financiero Plurianual 2021-2027, tenga una fiscalidad diferenciada, sea destinataria de una Inversión Territorial Integrada y se establezca una Gobernanza Multinivel.

En el caso de la Franja Céltica española su densidad desciende a 7,86 hab/km2, lo que conjuntamente con la Serranía Celtibérica configuran las dos grandes zonas españolas muy
escasamente pobladas, con densidades inferiores a 8 hab/km2. Estas «NUTS no administrativas» son también rurales remotas y montañosas, por lo que en aplicación del artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea debe tener el mismo trato económico y fiscal que vienen disfrutando desde hace tiempo otras zonas desfavorecidas como Laponia y las islas Canarias.

Pero lo más grave para los territorios que conforman la Franja Céltica, como también en la Serranía Celtibérica, es su evolución demográfica. Su alta tasa de envejecimiento y la falta de relevo generacional auguran la desaparición de la especie humana en la mayor parte de su geografía en la próxima década de no promover una discriminación positiva en su favor, por lo que se solicita al Gobierno de España que, en Consejo de Ministros, se les declare en situación de Catástrofe Demográfica.

Las Asociaciones Viriatos y La Raya/A Raia invitan a sumarse a la Declaración de Urgencia de la Franja Celtica.

DECLARACIÓN DE URGENCIA

Las investigaciones realizadas por la experta Pilar Burillo de la Asociación “Instituto de
Investigación y Desarrollo Rural Serranía Celtibérica” permitieron delimitar en el 2012 la
Serranía Celtibérica aplicando criterios europeos. En el 2018 amplió su estudio al resto de
Zonas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SESPAS) delimitando territorios con
densidades inferiores a 8 y a 12,5 hab/km2, ocupando una extensión superior a la suma de
la de Alemania, Austria y Holanda. Entre ellos la Franja Céltica que recorre buena parte de
la columna vertebral del espacio transfronterizo luso-español.

Dos países encabezan estas SESPAS, España con el 57% de su territorio por debajo de 12,5
hab/km2 y Portugal con el 37%. Lo importante es que los gobiernos de España y Portugal
han concertado una “Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo” en la que se
enmarca la Franja Céltica española y portuguesa.

Por otra parte, tanto las entidades integrantes de la Franja Céltica española como de la
portuguesa deben dirigirse a sus respectivos gobiernos para que sus territorios sean
tenidos en cuenta en el Marco Financiero Plurianual 2021 – 2027. En este documento
avanzamos los correspondientes a la Franja Céltica española.

La Franja Céltica española agrupa 511 municipios, su censo es de 238.593 habitante, ocupa
una extensión de 30.336,08 km2, lo que da una densidad de 7,86 hab/km2a fechas de 2019.
La Franja Céltica portuguesa suma 346 freguesías, su censo es de 162.620 habitantes en
16.207,53 km2, por lo que su densidad es de 10,03 hab/km2.

Conjuntamente, la Franja Céltica agrupa 857 entidades locales, un censo de 401.213
habitantes, ocupa 46.544,61 km2, con una densidad media de 8,62 hab/km2, menos de 10
hab/km2 se considera en Geografía Humana desierto demográfico.

DECLARACIÓN DE LA FRANJA CÉLTICA

Considerando los artículos del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE):

• 174: que establece que la Unión desarrollará la cohesión económica, social y
territorial de las zonas menos favorecidas.
• 175: que “los Estados miembros conducirán su política económica y la coordinarán
con miras a alcanzar también los objetivos enunciados en el artículo 174”, para lo
cual la Unión los apoyará con “los fondos con finalidad estructural (Fondo Europeo
de Orientación y Garantía Agrícola, sección «Orientación»; Fondo Social Europeo;
Fondo Europeo de Desarrollo Regional) El Banco Europeo de Inversiones y los otros
instrumentos financieros existentes”.
• 176: que “El Fondo Europeo de Desarrollo Regional estará destinado a contribuir a la
corrección de los principales desequilibrios regionales dentro de la Unión”. Utilizando
como fórmulas estipuladas por la Unión: la Inversión Territorial Integrada y la
Gobernanza Multinivel.

Convencidos de que la Franja Céltica ha llegado a una situación social, económico y
territorial extrema, con una fuerte desestructuración del poblamiento, pérdida de servicios,
un altísimo envejecimiento de la población y una falta de relevo generacional, lo que dará
lugar a que en la próxima década se “extinguirá el ser humano” de la mayor parte de su
territorio.

Conscientes de que se avecina la desaparición de la población que sustenta el sector
agroalimentario y la memoria milenaria de la mayor parte de los municipios, lo que
supondrá la pérdida de la cadena de custodia de territorio, de su cultura popular y de su rico
patrimonio natural y cultural. Por ello es de la máxima urgencia la toma de medidas para
combatir y revertir la lacra de la despoblación que asola estas dos zonas muy escasamente
pobladas.


Declaramos y nos comprometemos con nuestra firma:

1- Respecto a la Franja Céltica española y portuguesa

Dado que el informe ejecutivo de la «Estrategia común de Desarrollo Transfronterizo»
establece: “En la Cumbre Hispano-Lusa de noviembre de 2018 en Valladolid se firmó un
Memorando de Entendimiento entre los Gobiernos de España y Portugal. Debido a la
intensificación de la despoblación y el envejecimiento en los territorios a ambos lados de la
Raya (la frontera), siendo de los más elevados de la Unión Europea y con perspectivas
demográficas negativas a futuro, se acordó la definición de una Estrategia Común de
Desarrollo Transfronterizo”.

Debido a que los análisis demuestran que la situación de despoblación y envejecimiento
superan los límites estrictos de la Raya al extenderse a toda la Franja Céltica, que ocupa el
32,39% de la zona transfronteriza pero solo vive el 8% de su población, con una densidad
de 8,62 hab/km2, con una alta tasa de envejecimiento y una falta de relevo generacional
que augura un alarmante proceso de despoblación hasta la total desertización de la mayor
parte de sus entidades locales.

• Reclamar a los gobiernos de España y Portugal que se considere a la Franja Céltica
como un espacio de cooperación y desarrollo conjunto, comprometiéndose ambos
estados a trabajar en armonía respecto al área de intervención.
• Instar a ambos gobiernos que consideren la Franja Céltica como una iniciativa
emblemática dentro de la “Estrategia Común de Desarrollo Transfronterizo” y,
siguiendo los mandatos europeos para el Marco Financiero Plurianual 2021-2027,
tenga una fiscalidad diferenciada, sea destinataria de una Inversión Territorial
Integrada y se establezca una Gobernanza Multinivel.

2- Respecto a la Franja Céltica española


Los estudios realizados sobre la Franja Céltica española muestran que el 94,72% de sus
municipios han perdido en los 10 años comprendidos entre 2010 y 2019 un total de 39.908
personas, lo que supone un descenso poblacional del 14,33% y índice de envejecimiento,
del 525,40%, muy superior al de España, que es del 122,88%, lo que le convierte con creces
en el más alto de toda la Unión.

La Franja Céltica española comparte con la Serranía Celtibérica el ser “NUTS no
administrativas”, zonas muy desfavorecidas, rurales remotas, montañosas, menos
desarrolladas (por tener un PIB per Capita inferior al 75% de la media europea) y muy
escasamente pobladas, compartiendo co Laponia el contar con menos de 8 hab/km2. Por
lo que la Franja Céltica se suma a las demandas y derechos que viene reivindicando
Serranía Celtibérica.

• Instar al Gobierno de España que la Franja Céltica sea declarada en Consejo de
Ministros en situación de “Catástrofe Demográfica” dada la situación social,
económica extrema a la que ha llegado y la total desaparición de la mayor parte de
su población en la próxima década.
• Promover, siguiendo las indicaciones del Parlamento y el Consejo Europeo sobre el
Marco Estratégico Común para el periodo 2014-2020, que se reconozca a la Franja
Céltica como “iniciativa emblemática”, para extrapolar los resultados de su
experiencia al resto de las zonas desfavorecidas europeas.
• Tratar que en el “Mapa de Ayudas Regionales” que España debe presentar antes de
final del año según las “Directrices sobre las ayudas estatales de finalidad regional”
del 19 de abril del 2021, la Franja Céltica figure como zonas «a» predeterminadas
por ser regiones menos desarrolladas, con la misma cobertura que Canarias, el 35%,
por ser zonas muy desfavorecidas.
• Defender que en el “Acuerdo de Asociación de España 2021 – 2027” recoja la
especificidad de la NUTS no administrativas de la Franja Céltica y aparezca como
receptoras de una Inversión Territorial Integrada.
• Reclamar a las instituciones regionales, nacionales y europeas que se reciba, por ser
regiones menos desarrolladas, un reparto justo de los Fondos de Recuperación de la
«Next Generation EU», del Fondo Europeo Regional, del Fondo de Cohesión, el
Fondo Social Europeo+, participando en la gobernanza multinivel.
• Exigir el estricto cumplimiento de dicho artículo 174, tal y como se viene aplicando,
en lo financiero y en lo fiscal, a las zonas muy escasamente pobladas del Norte de
Europa y a las insulares ultraperiféricas.
• Impulsar un desarrollo socioeconómico no especulativo y sostenible, basado en los
recursos endógenos, promoviendo la colaboración para generar un empleo digno y
duradero, para evitar la desertización de estos territorios y la consiguiente
desaparición de la cadena milenaria de custodia e identidad del territorio, de su rico
e irreemplazable patrimonio inmaterial, cultural y natural.
• Defender y gestionar que se aplique la misma fiscalidad diferenciada que vienen
disfrutando las zonas insulares ultraperiféricas como el archipiélago canario:
o Un IVA general del 7%, e inferior para productos sanitarios, libros, viviendas
de protección oficial, transporte terrestre y aéreo. Un IVA del 0% en los vehículos eléctricos e híbridos, así ́ como en las bicicletas y en la potencia y
energía de la factura de la luz.

o Que las empresas tengan un impuesto de sociedades del 4%; una intensidad
de ayuda estatal del 35%; una reducción de hasta el 90% de los beneficios
netos no distribuidos sobre la base imponible, entre otros beneficios.
o Una PAC (Política Agraria Comunitaria), similar al POSEICAN canario, que
supone incremento de los pagos directos así como superiores porcentajes
de cofinanciación en el segundo pilar de la PAC.
o Que los residentes, esto es aquellos que vivan más de la mitad del año en la
zona de trabajo, tengan, además de disfrutar del IVA reducido, ayudas para
los desplazamientos a centros sanitarios, de educación y otros servicios.
o Que los funcionarios residentes en su zona de trabajo más de la mitad del
año gocen de complementos salariales y beneficios fiscales.

• Promover la creación de una “Estrategia Macrorregional de la Unión Europea para
el sur de Europa”, donde se incluya al territorio de la Franja Céltica como medida
imprescindible para su desarrollo socioeconómico y territorial. Potenciando la
cooperación y creación de redes entre las zonas urbanas funcionales, las ciudades
secundarias y las zonas periféricas, como solución de los problemas ambientales,
sociales y económicos existentes en los ámbitos rurales y urbanos.

Artículo anteriorZAMORA10 CONVOCA REUNIÓN ORDINARIA DE SU CONSEJO GENERAL.
Artículo siguienteLa navegación sostenible sin motores de combustión comenzará de manera progresiva a partir de 2035