Entre los días 21 y 24 de febrero de 2022, el Quinto Batallón (BIEM V) de la Unidad Militar de Emergencias, realizará un ejercicio en la zona del embalse de Ricobayo y los ríos Esla y Tera. El objetivo será instruirse en todas aquellas misiones que les pueden ser encomendadas durante una emergencia producida por una gran inundación.

En el mismo participarán un total de 100 militares y 54 vehículos, que harán prácticas con maquinaria de ingenieros, equipo cinológico, equipos de transmisiones, policía militar, mantenimiento, alimentación y sanidad.
Las principales actividades que se realizarán son:
• Instrucción de recuperación de vehículos, manejo de embarcaciones, montaje de líneas de vida, lanzamiento de cuerdas de rescate, empleo de maquinaria pesada y búsqueda con equipo cinológico.
• Contención y achique de grandes masas de agua en la ribera del embalse.
• Simulación de un incidente con múltiples víctimas producido por una inundación.
Este es un ejercicio interno de la UME, enmarcado dentro de su programa anual de preparación, en el que únicamente participarán militares del BIEM V.

Artículo anteriorADATA desarrolla el Programa “Emprendimiento de la Mujer Rural” en las comarcas de Aliste, Tábara y Alba
Artículo siguienteRecuperando caminos