Los albergues de peregrinos de las rutas jacobeas que cruzan por las comarcas Aliste (Tábara y Alba) y Tierra del Pan no abrirán sus puertas a corto plazo a causa de la crisis del coronavirus, para evitar posibles contagios.

Así lo confirma José Almeida Rodríguez, hospitalero del albergue tabarés y presidente de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago que gestiona cuatro: Tábara y Fontanillas de Castro en el Camino Sanabrés y Ricobayo de Alba en el Camino Portugués, en la Ruta de la Plata. Se prevé abrir un quinto en la antigua casa del cura de Almendra del Pan. «Después de casi cuatro meses, cuando a mediados de marzo tuvimos que cerrar los albergues, todos pensábamos que sería poco tiempo hasta que se volvieran a abrir, pero nos hemos visto obligados a permanecer cerrados y todavía no sabemos cuándo vamos a abrir las puertas a los peregrinos».

Según se señala desde la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago: «Aunque Galicia ya ha abierto los centros que son responsabilidad de la Xunta, muchos albergues municipales y privados continúan todavía cerrado. Esperamos que poco a poco se vayan abriendo la mayoría de los caminos. Por las noticias que disponemos, en el Camino de Levante, el del Sureste, la mayoría de los albergues van a permanecer cerrados al menos unos meses hasta ver la evolución que va teniendo la pandemia, continuaremos cerrados. También algunos albergues del Camino Sanabrés de momento no tienen pensado abrir».

El hospitalero tabarés José Almeida señala los motivos para mantener de momento estos albergues cerrados: «Nos resulta imposible mantener las medidas de separación exigidas para los peregrinos, los hospitaleros que atienden estos albergues son personas de riesgo y mantener las zonas comunes cerradas quita todo el sentido que pretendemos dar de acogida tradicional. Añade Almeida que «para unos albergues que se mantiene únicamente con los donativos de los peregrinos resultaría inviable adoptar todas las medidas de seguridad y de higiene que nos son requeridas. Además, la acogida que ofrecemos, es lo que proporciona sentido a la hospitalidad como nosotros la entendemos y atendiendo a los requerimientos que se nos pide, nos veríamos privados de poder ofrecerla».

Otro aspecto que se ha tenido en cuanta para mantenerlos cerrados es que «Nuestros albergues se encuentran ubicados en poblaciones muy pequeñas, donde la mayoría de edad de los vecinos, les convierte en personas de riesgo potencial, lo que nuestra responsabilidad nos permite asumir. Esperamos que todo vaya evolucionando de forma satisfactoria y muy pronto podamos anunciar que los albergues se encuentran disponibles para la acogida de peregrinos».

De momento los integrantes de la Asociación Zamorana de los Caminos de Santiago, tras finalizar el Estado de Alarma en España el pasado 21 de junio, se están centrando altruistamente en la mejora de la señalización del Camino Portugués ya se está terminado y próximamente se continuará por el Camino Sanabrés y la Vía de la Plata en su tramo anterior desde su entrada en la provincia hasta Zamora capital. El objetivo es tenerlos todos ellos en condiciones para el próximo Año Xacobeo de 2021