Hoy hace 36 años, llegaba a este mundo LETICIA, mi hija, una niña llena de vida, y con muchas ganas de vivir. Era buena y muy tranquila que solamente se le escuchaba cuando tenía hambre.

Fue una enorme alegría para todos, porque era la primera niña en ambas familias.

Creció en un ambiente familiar donde reinaba el cariño y el respeto a los demás, principios que ella siempre seguiría en el corto recorrido de su vida. Era humilde, trabajadora, familiar y muy compasiva, procuraba que todo y todos estuvieran bien a su alrededor.

Pero a veces la vida es injusta… el destino hizo que te cruzaras con un salvaje, un asesino, un descerebrado……

Ahí acabó tu historia, tu vida y la de todos los que te queremos.

Atrás quedaron esos cumpleaños llenos de alegría y felicitaciones que siempre celebrábamos todos juntos.

¡Cuánta nostalgia! En nuestra mente están guardados tus recuerdos… pero eso NO VALE, NO CONSUELA.

Ahora toca RESIGNACIÓN, con letras minúsculas.

Mi niña grande, Felicidades y un beso enorme allá donde estés.

Te quiero

Mamá

Artículo anteriorEl ministro Planas visita las obras de modernización de regadíos de los canales Toro-Zamora y de San José
Artículo siguienteLa Guardia Civil investiga a una persona como autora de un supuesto delito contra la Seguridad Vial por crear un grave riesgo para la circulación