• Como bien dice el refrán, de bien nacidos es ser agradecidos y nunca podremos agradecer a Ángel y a todos aquellos que arriesgaron lo más valioso que poseían, para proteger nuestra vida y nuestros bienes.
  • El número de cuenta en el que se pueden hacer las aportaciones es: ES74 3085 0040 7626 5179 3917

Creo que a todos, nos impactaron las imágenes que circularon por los medios de comunicación, viendo salir a Ángel, un vecino de Tábara, envuelto en llamas tras el segundo incendio que arrasó la mayor parte del término municipal de Tábara.

Sin duda, resultaron unas imágenes escalofriantes, al ver que una persona se había convertido en una tea humana y como podía, trataba de escapar del voraz incendio, que se acercaba a la zona industrial de Tábara.

Era Ángel, un vecino de este pueblo, que siguiendo los dictados de su corazón, se metió en mitad de la tragedia para evitar que esta resultara de consecuencias imprevisibles. Seguramente, si hubiera actuado con lo que la cabeza le decía, el resultado hubiera sido muy diferente, pero también si las llamas hubieran llegado a la gasolinera y a la zona industrial del pueblo, el pueblo habría quedado de una forma muy diferente.

Ángel trató de evitar que la tragedia adquiriera mayores proporciones y para ello, puso en riesgo lo más valioso que tenía, su interinidad personal, convirtiéndose en uno de esos héroes anónimos, que nadie deseamos nunca ser, pero con su acto, evitó que el fuego se extendiera por el pueblo.

Las consecuencias, todos las conocemos. Ángel está luchando por superar la adversidad a la que tuvo que enfrentarse, porque además de su integridad física, puso en riesgo su medio de vida y el futuro de los suyos y ahora, es el momento de que el pueblo, sepa agradecer lo que Ángel hizo por todos nosotros.

Su negocio y su familia, dependían por completo de que Ángel se encontrara en condiciones óptimas para hacer el trabajo que siempre había venido realizando y en estos momentos, por su acto heroico, se ve imposibilitado de poder seguir realizándolo.

Las letras del negocio que tiene en Tábara, siguen llegando, las facturas hay que pagarlas, su familia tiene que seguir viviendo y lo más importante, Ángel tiene que saber que el pueblo por el que dio todo, no está dispuesto a abandonarlo y lo que él nos ofreció, debemos devolvérselo generosamente.

Es necesario que se recupere cuanto antes y para ello, las preocupaciones de las facturas a las que tiene que hacer frente y su familia, deben estar suficientemente cubiertas y mientras seguimos esperando que la administración cubra estos gestos, para no dejar en la precariedad a quienes lo realizan, el pueblo de Tábara debe mostrar su compromiso y gratitud, para que el negocio la familia de Ángel puedan seguir adelante.

La Cofradía de la Virgen del Carmen, ha habilitado una cuenta haciendo una aportación de 1000 €, que ayuden a paliar estas primeras necesidades que Ángel, su familia y su negocio, tienen que afrontar de forma inmediata y anima a todos los vecinos de Tábara y de la provincia de Zamora a que muestren su generosidad colaborando en este loable fin haciendo las aportaciones que cada uno pueda, para que el gesto que Ángel nos regaló, no quede en vano y las consecuencias del mismo, podamos paliarlas dentro de nuestras posibilidades.

Artículo anteriorLa mayoría de los 773 millones de personas sin alfabetizar en el mundo son mujeres
Artículo siguienteLa Junta convoca subvenciones por 35,1 millones de euros para que las entidades locales mejoren sus servicios de prevención, extinción de incendios y salvamento en el ámbito rural