• La autora de los hechos fue sorprendida in-fraganti por los agentes de SEPRONA de Puebla de Sanabria en el instante de proceder a incendiar masa forestal por aplicación directa de llama
  • Se había dispuesto un operativo de vigilancia discreta sobre la zona con el fin de identificar a los posibles autores de los incendios

Las Unidades del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil, tienen encomendada la misión de velar por el cumplimiento de las disposiciones que tiendan a la conservación de la naturaleza y el medio ambiente. Especial y permanente interés ha de prestarse en impedir que se produzcan incendios forestales, investigar las causas, recoger las pruebas o indicios, y, a través de ellos, establecer las causas del siniestro, intentando descubrir a los delincuentes y ponerlos a disposición judicial.

Como consecuencia del refuerzo de la campaña de prevención y vigilancia de incendios forestales en la provincia de Zamora, se han establecido diferentes dispositivos de vigilancia discreta en aquellas zonas o poblaciones susceptibles de producirse incendios forestales en consonancia con lo acaecido en años anteriores, configurándose estos operativos de refuerzo en aquellas zonas consideradas de riesgo en relación con los factores de análisis de inteligencia de los que dispone el SEPRONA de la Comandancia de Zamora y que engloban zonas de la Alta Sanabria, Aliste y Sayago entre otras.

Como consecuencia de los incendios ocurridos en años anteriores y en relación con el presente año 2023, se dispuso el establecimiento de un operativo de vigilancia discreta en el término municipal de Robleda-Cervantes
conformado por agentes del Puesto de Mercado del Puente y de la Patrulla de SEPRONA de Puebla de Sanabria, ante la sospecha de que una persona pudiera quemar, ya que el día 20 de abril se había producido un hecho de
similares características.

El día 27 de abril, encontrándose desplegado el operativo, se observa cómo una mujer de mediana edad, en una zona de ramas de escoba y con material asimilable a papel se dispone a iniciar un fuego sobre masa forestal
por aplicación directa de llama.

Los agentes de SEPRONA sorprenden in fraganti a la mujer que había iniciado un fuego sobre masa arbustiva procediendo de forma inmediata a sofocar el conato de incendio, evitando con ello su propagación e identificando a la autora del hecho, residente de la zona.

El día 28 de abril, componentes del Servicio de Protección de la Naturaleza, proceden a investigar a una persona como supuesta autora de un delito de incendio forestal, si bien en el transcurso de la investigación se determinará si pudiera estar implicada en hechos similares acontecidos anteriormente en la misma zona e inmediaciones.

Es importante resaltar el papel que juega la COLABORACIÓN CIUDADANA, como elemento básico para poder atajar conductas dolosas en los incendios forestales que tanto daño y alarma social causan en la provincia y
que pueden generar la pérdida de bienes personales, materiales y todo tipo de recursos, sin obviar el daño medioambiental.

Las diligencias instruidas fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción de Puebla de Sanabria.
La Guardia Civil recuerda que nuestro Código Penal establece para los que incendiaren montes o masas forestales, penas de prisión de uno a cinco años y multa de doce a dieciocho meses. Si además conllevan peligro para la vida o la integridad física de las personas, penas de diez a veinte años de prisión.

Especialmente significativo es, que este tipo delictual también puede cometerse por imprudencia, castigando el Código Penal con penas inferiores en grado a las previstas en los supuestos anteriores, a los que por imprudencia grave provoquen incendios forestales.

La Guardia Civil recomienda abstenerse de realizar actividades que puedan conllevar un riesgo de incendio sin ajustarse a lo que establece normativa establecida al efecto, ya que se puede incurrir (también por negligencia) en un ilícito penal, además del peligro que origina los incendios forestales, para personas y bienes.

PROMOCIÓN
>