En esta mañana las carreteras que cruzan la red del Estado en Zamora se convierten en un desafío para los conductores. La precaución es la palabra de orden, mientras se enfrentan a condiciones climáticas adversas que exigen prudencia y atención extrema al volante.

La Carretera Nacional N-525, un importante corredor que atraviesa la provincia, ha sido particularmente afectada por las inclemencias del tiempo. Desde el tramo que va de Requejo hasta la salida 103 en Padornelo, la nieve ha teñido el paisaje de blanco, transformando el camino en una estampa invernal que demanda una conducción especialmente cautelosa. Con una extensión que abarca desde el PK. 94+658 hasta el 105+550, los conductores deben estar preparados para enfrentarse a las condiciones desafiantes que presenta este tramo.

Pero no es solo la nieve lo que los conductores deben tener en cuenta en esta jornada. Los vientos desempeñan un papel igualmente importante en las condiciones de vialidad. En Sanabria, una alerta amarilla por vientos de hasta 80 km/h ha sido emitida, y se espera que persista durante todo el día. Estos vientos, con su fuerza implacable, añaden un elemento de peligro adicional, especialmente en áreas expuestas y elevadas, donde pueden ejercer una influencia significativa en el control del vehículo.

PUBLICIDAD

Ante este panorama, se insta a todos los conductores a planificar sus viajes con anticipación, a verificar las condiciones de las carreteras antes de salir y a ajustar su conducción de acuerdo con las circunstancias. La seguridad debe ser la máxima prioridad en momentos como estos, donde la naturaleza muestra su fuerza y recordando siempre que es mejor llegar tarde que no llegar en absoluto.

Principio del formulario

Publicidad

.

Publicidad