Primer fin de semana con medidas más restrictivas dejan el mercadillo de Tábara con muy poca afluencia de público.

Este viernes entraron en vigor las nuevas medidas más duras impuestas por la Junta de Castilla y León para paliar la expansión del COVID.

Con un mercadillo solo con puestos de alimentación y la hostelería cerrada, Tábara tenía hoy muy poca afluencia de público, con apenas diez puestos.

Según las declaraciones de la Ministra de Sanidad de la Junta de Castilla y León Verónica Casado, la curva de contagios se está aplanando y ha animado a insistir en las medidas y los esfuerzos realizados. Por lo que ha avanzado que previsiblemente el toque de queda y el cierre perimetral seguirán más allá del nueve de noviembre.