almeida – 28 de diciembre de 2014.

La elección el pasado año de Ana María Sánchez para representar el personaje del Tafarrón en Pozuelo de Tábara, representó un cambio radical en las tradiciones, aunque solo ha sido el comienzo de que la normalización no llegue a ser discriminatoria como algunos lo contemplaban años atrás.

Ayer, tuvo lugar el último acto de la fiesta y era uno de los momentos más esperados por algunos, el sorteo de los personajes que protagonizarán la fiesta el próximo año.

Matemáticamente todo podía ocurrir porque eran cuatro los que han actuado como mayordomos en la edición de este año y ellos optaban a los dos personajes principales del acto, dos eran hombres y dos mujeres y los cuatro soñaban con que la papeleta del Tafarrón fuera la que cayera en sus manos, el premio de consolación era representar el papel de la  Madama.

Las cuatro papeletas se introdujeron en el sombrero del Tafarrón y fueron extraidas por cada uno de los mayordomos por orden de edad, de mayor a menor.

Eduardo Román Conqueiro, Martín Pose Conqueiro, Yolanda Sanchéz Gutiérrez y Paula Román Conqueiro sujetaban en su mano con unos pocos de nervios la papeleta que les había correspondido y ante la expectación de todos los que esperaban ese momento, fueron leyendo el papel que les había correspondido interpretar.

Eduardo y Martin, con la desilusión reflejada en sus caras anunciaron que encarnarían a los alcaldes y Yolanda sería la  Madama, a Paula no le hizo falta leer lo que ponía en su papeleta, era la más joven de todos y sabía que en el papel ponía lo que tanto había soñado, una sola palabra “Tafarrón” que antes de abrirlo no pudo contener la emoción y las lágrimas se desbordaron y comenzaron a resbalar por sus mejillas mientras era felicitada por todos los asistentes.

Esta joven que vive en Zaragoza, aunque actualmente de manera provisional se encuentra residiendo en Colonia, será quién dé vida en 2015 al Tafarrón de Pozuelo de Tábara y de nuevo podremos ver a estos personajes que siempre habían sido interpretados por los quintos del pueblo a dos jóvenes que van a continuar manteniendo la tradición, aunque las tradiciones como en este caso, adaptándose a los tiempos tengan que sufrir ligeras variaciones que por otro lado son lógicas y normales.

Ahora Paula tiene por delante un año en el que vivirá muchas veces en su imaginación lo que representará en la fiesta grande de Pozuelo y lo hará dando lo mejor de ella misma para que la tradición continúe.

saf 141227 0191