La fiesta comenzó con la celebración de la Santa Misa, presidida por San Antonio repleto de ofrendas de todo tipo que, como manda la tradición, a la salida de la Misa fueron subastadas.

Como en años anteriores, Manolo fue el encargado de la subasta. No faltaron los tradicionales rosarios de frutas y frutos de todo tipo, bollos confeccionados a propósito para este día, viandas, las cabezas de cerdo tampoco faltaron este año y, por supuesto, gallos o conejos vivos y el tradicional cordero… en fin de lo más variopinto.
La subasta estuvo de lo más animada, llegándose a pagar 50€ por la paletilla o 41€ por el bollo, 30€ por el gallo 50€ por el cordero…

La tradicional FABADA, este año se repartió entre El Roble y el nuevo restaurante LAS CUMBRES, ambos bien concurridos.

Galería de fotos cedidas por Sonsoles y Luis