Más de 150 personas, se concentraron en la torre del reloj de Tábara, para manifestar su protesta contra la política que la junta de Castilla y León está imponiendo en diferentes comarcas de nuestra provincia sobre la atención sanitaria.

Las protestas que se iniciaron el sábado pasado en Tábara, son el germen del malestar que la gente de esta tierra, tiene en contra de la política sanitaria que está llevando a cabo la consejería de sanidad de la junta de Castilla y León y estas protestas, tendrán una continuidad hasta que el sentido común acabe por imperar.

El hecho de que casi una cuarta parte de la población del municipio, se manifieste en contra de la imposición que los tecnócratas desean llevar a cabo, debería hacer pensar a más de uno, que la línea en la que están actuando no coincide en absoluto con los deseos de la población y en estos casos, lo más sensato debería ser recapacitar y reconocer que no se está actuando para mejorar la calidad de vida de los que aseguran representar.

Tábara y los vecinos de los pueblos de la comarca, van a continuar con estas protestas, para conseguir unos derechos que nos han arrebatado y hasta que no se consiga mantener en los pueblos unos servicios sanitarios dignos, esta reivindicación irá en aumento, hasta ver si los que tienen la potestad de otorgar los derechos que el pueblo tiene, asumen su competencia.

En la concentración realizada en Tábara, se ha leído un manifiesto, que es el sentir general de muchos pueblos zamoranos que han visto como se les han recortado unos derechos imprescindibles. Este manifiesto leído por una representante de la plataforma, Petri, en defensa de la sanidad en Zamora, es el siguiente:

CONCENTRACIÓN POR LA SANIDAD EN EL MEDIO RURAL II

Hoy 20 de noviembre, nos reunimos por segunda vez los vecinos de la comarca de Tábara para defender nuestro derecho a una sanidad de calidad en el medio rural y decir NO a la propuesta de reestructuración de la atención primaria de la junta de castilla y león.

Seguimos y seguiremos compartiendo las diez razones, que los compañeros en defensa de la sanidad pública de Zamora, han realizado en contra de la última propuesta de la Consejería de Sanidad.

Primera razón: no creemos que la pérdida de los centros de salud en las poblaciones de menos de 5000 habitantes como Aliste, Alta Sanabria, Carbajales, Carballeda, Campos-Lampreana, Corrales, Sanabria, Sayago, Tábara, Tera, Vidriales y Villalpando, sea de ningún beneficio para la sanidad del medio rural ni para el desarrollo sostenible de la zona.

Segunda razón: no aceptamos que en los procesos de readaptación desaparezcan centros de salud enmascarados bajo procesos de unificación o disgregación.

Sí aceptaremos que se doten a los centros de salud de dispositivos y equipos médicos, así como, de medios humanos, los cuales ya habían sido de recibo que estuviesen presentes en los centros médicos, ¡qué mínimo de poder hacer una triste radiografía en nuestro centro de salud!

Tercera razón: no estamos de acuerdo con la fijación de un cupo mínimo de 400 personas por médico tanto por la desaparición de plazas que supone como por el incremento de la carga de trabajo para los restantes médicos de la zona.

Sí estamos de acuerdo con que se pague a los médicos y enfermeras un salario adecuado a su trabajo y esfuerzo, que evite la animadversión que tienen algunos a trabajar y a desplazarse a las zonas rurales.

Cuarta razón: no aceptamos que se supriman plazas de trabajo en el medio rural para crear plazas en la capital.

Si hacen falta médicos en las ciudades contrátenlos. No pongan la excusa de que no hay médicos suficientes, fórmenlos. Hay chicos y chicas muy competentes deseando entrar en la Facultad de Medicina y tienen que dedicarse a otra cosa porque no se las deja acceder. Déjenlos entrar en la universidad y que allí demuestren si valen o no.

Quinta razón: como hemos expresado anteriormente, estamos de acuerdo con el aumento de la plantilla, así como de una mejora de sus condiciones laborales, pero por favor, defínanla, no la dejen en vaguedades, que se sepa, cuándo, cómo y dónde se crearán las plazas y cómo se llevarán a cabo.

Sexta razón: indiquen claramente el tamaño y equipamiento de los consultorios de atención diaria planteados, con el que supuestamente se mejorará el acceso a los ciudadanos, así como la distancia a las localidades y el tamaño de la población que los acoge, que no quede en el limbo ni en las suposiciones.

Séptima razón: que nos gusta tomar un pincho en los pueblos de la zona y hacer recorridos turísticos por la misma, así como, tomar unos vinitos, pues SÍ. Pero muy diferente es que cuando te encuentres mal te paseen de un lado para otro ya sea en taxi o furgoneta. La gente de esta zona, en general, no vamos al médico salvo que nos encontremos mal, y en ese momento señores MALDITA LA GANA de los paseos innecesarios.

Octava razón: Si ya estábamos “encantados” cuando íbamos a urgencias porque no sabíamos si había un médico de guardia o había tenido que salir a otra emergencia, que creen ustedes que pensamos cuando ahora va a quedar un PAC atendido solo por una enfermera, con un médico atendiendo la consulta vía telefónica.

Novena razón: llegará la hora en que la tecnología supere a estas personas que quieren imponer a toda costa la cita previa a través de las vías como internet y aplicaciones afines. Está bien, Sí, imposición NO.

La gente mayor y no tan mayor, tiene problemas para adaptarse a las nuevas tecnologías por sencillas que estas sean. No favorecen la autonomía de las personas mayores, sino que crean una dependencia de terceros, como son: sus hijos, sobrinos, vecinos, o el que pillen y esté disponible en ese momento por la calle. Eso sin contar, los problemas que existen en la atención de las líneas, donde uno puede pasarse una eternidad esperando a que el administrativo tenga a bien cogerle el teléfono.

Décima razón: La asistencia no puede quedar supeditada a la disminución de la población de las localidades, solo a la demanda de las necesidades.

Sí, nuestra población es en general mayor, y por tanto con los achaques propios de la edad, pero no por ello tenemos menos derecho que los demás a una atención sanitaria de calidad. Nuestros mayores han trabajado duro, han pagado sus impuestos como los demás, y se merecen, como TODOS, los mejores cuidados.

La despoblación es una consecuencia de esas políticas de centralización que se han llevado a cabo de todo para las ciudades, que tanto daño han hecho al medio rural. Ahora, apechuguen con lo que han generado y solventen el problema de la mejor manera posible sin perjudicar a nadie.

Por nuestra parte NO debemos, ni vamos a permitir que, por vivir en una zona rural, se nos menoscabe y se nos agravie de un modo semejante. Tenemos hijos y familia que viven en la zona y quieren prosperar en ella. Nuestro deber es luchar por nosotros y por ellos, para que tengan una sanidad de calidad.

NO aceptamos esa propuesta a la que nos quieren someter. Le pedimos que, por favor, revisen el PLAN y elaboren un PLAN DE ATENCIÓN SANITARIA DIGNO Y DE CALIDAD para el medio rural que no solo tenga en cuenta motivos económicos sino solidarios y humanitarios.

¡¡¡Por una atención sanitaria de calidad en el medio rural!!!

¡Muchas gracias a todos por venir!

Artículo anteriorFestival de vino PRIMERO2021
Artículo siguienteConcierto por la igualdad y contra la violencia de género en el auditorio Leticia Rosino de Tábara