En una tarde cálida y emocionante, la plaza de toros de Tábara se convirtió en el epicentro de la tauromaquia, ofreciendo a los aficionados una jornada inolvidable de corrida de toros. El reloj marcaba las 18:30 horas cuando se abrieron las puertas de la arena, dando inicio a un espectáculo cargado de pasión, valor y arte.

Los protagonistas de la tarde fueron cuatro imponentes novillos provenientes de las ganaderías Ramón Espija y Hermanos Asensio. Los diestros Daniel Sánchez y Alejandro González, ansiosos por demostrar su destreza y coraje, se enfrentaron a estos fieros astados.

El primer toro de la tarde, el Novillero Daniel Sánchez desató una faena memorable que resonó en cada rincón de la plaza. Su conexión con el toro y su destreza con el capote y la muleta asombraron a los presentes, quienes ovacionaron su actuación. La presidencia, otorgó merecidamente una oreja al torero, entregando, a petición popular, una segunda oreja en un gesto que refleja el impacto de su actuación en el público.

El segundo toro fue el turno de Alejandro González, quien con valentía y maestría supo lidiar con el animal, demostrando su firmeza y pasión por la tauromaquia. La faena de Alejandro con el capote y la muleta arrancó aplausos y gritos de admiración. A pesar de un fallo con la espada que le privó de una merecida segunda oreja.

La emoción no disminuyó con el tercer toro de la tarde, ya que nuevamente se vivió un momento de pura magia taurina. La faena ejecutada por el torero dejó en claro su dominio y habilidad, y la presidencia respondió con la entrega de una oreja, recompensando así su encomiable desempeño.

La plaza vibró una vez más cuando el cuarto toro fue cedido al novillero Alejandro Sánchez. Desde el comienzo, Alejandro recibió al toro con una espectacular larga cambiada, demostrando su aplomo y técnica impecable. La secuencia de pases continuó, y aunque un fallo con la espada hizo su aparición, el esfuerzo y la pasión de Alejandro no pasaron desapercibidos. La presidencia, reconociendo la calidad de su toreo, le concedió dos merecidas orejas, sellando así su destacada actuación.

El sobresaliente de la tarde, Adrián Gabella de Benavente, también dejó su huella en el ruedo. A pesar de los nervios iniciales, Gabella se fue asentando con el paso de la faena, demostrando su habilidad con la muleta y logrando conectar con el público. A pesar de un fallo con la espada, su esfuerzo y le otorgó una oreja en un gesto de aprecio y respeto.

En resumen, la tarde de corrida de toros en la plaza de Tábara fue una muestra sublime de la pasión, valentía y arte que caracterizan a la tauromaquia. Los novilleros Daniel Sánchez y Alejandro González brillaron con luz propia, conquistando al público con faenas que quedarán grabadas en la memoria de todos los presentes. La mezcla de emoción, adrenalina y talento hizo de esta jornada taurina un evento inolvidable que honra la rica tradición de la tauromaquia en Tábara.

Galería de fotos ofrecida por Miguel Rosino

PROMOCIÓN
>