Han transcurrido más de 70 años, para consolidar un negocio familiar importante en Tábara. El supermercado Covirán, ha reabierto sus instalaciones, después de haber realizado una importante reforma y ampliación del espacio destinado a la exposición de sus productos, con el objetivo de ofrecer un mejor servicio y una mayor variedad a sus clientes.

Todo surgió en los años 50, cuando Toribio Rosino, procedente de Sanabria, se instaló en Tábara, estableciendo una tienda de tejidos y telas con las cuales proveía las necesidades y la demanda de los vecinos de la comarca y también de forma ambulante con su bicicleta, iba ofreciendo sus productos en numerosas poblaciones hasta Portugal.

A finales del año 59 y durante el año 60 del siglo pasado, fue cuando se concibió la instalación de una fábrica de gaseosas, que originariamente llevaban el nombre de la Folguera, aunque debido a un error tipográfico en el lugar donde se encargó la grabación de las cajas de madera, que fue en Asturias, pusieron la Felguera, haciendo inservible la idea original del nombre que vinculaba a la empresa al pueblo de Tábara.

Este error permitió que se recurrirá al apodo familiar que tenía la abuela Jacoba, a la que, popularmente, se le conocía como la monja, apodo que ha ido heredando posteriormente cada uno de los miembros de la familia.

En el año 1960, con el número de registro que figura en las botellas, el 5184, se consolidó esta marca que iba a convertirse en una referencia en toda la comarca y salvo un lapsus entre 1972 y 1975, que la fábrica se alquiló, se retomó de nuevo la actividad haciendo unas instalaciones nuevas, que duraron hasta el año 1978, donde el declive de este producto comenzó a hacer inviable su distribución.

A pesar de dejar de producir de forma importante la gaseosa, se continuó con la distribución, en la cual se fueron incorporando nuevos productos y Distribuciones Rosino, continuó distribuyendo todo tipo de bebidas en los establecimientos de la comarca.

Fue en el año 2011, cuando se abrió el Covirán de Tábara y de forma ininterrumpida, ha venido ofreciendo servicio a la población hasta el año 2022, que ha permanecido cerrado durante un mes, para afrontar las obras de ampliación y reforma de las instalaciones originales.

La gran visionaria de este establecimiento, sin duda, fue Leticia Rosino, que junto a Distribuciones Rosino, vio en el establecimiento una oportunidad para mantener un servicio a la población de toda la comarca en la que está emplazado.

Como suele ocurrir en muchas ocasiones, la necesidad y la demanda hizo que en 10 años, las instalaciones que originariamente cubrían y abastecían la demanda que había en la población, se viera la necesidad de ampliar el servicio que estaban ofreciendo.

Se ha duplicado el espacio disponible para la venta al público, estableciendo todos los productos por secciones con una decoración moderna y sobre todo, muy funcional y los clientes pueden encontrar lo que van buscando en los diferentes departamentos (panadería, desayunos, bodega, leche, cervezas, frutería, charcutería, hogar, droguería, agua, aceite, conservas, refrescos y leche)

Un importante esfuerzo de la familia Rosino, para mantener un servicio importante en pueblos que van perdiendo el equipamiento que siempre han contado y con el objetivo de ofrecer un importante servicio a todos los pueblos de esta comarca.

Las nuevas instalaciones que ofrece el supermercado Covirán de Tábara, representan una apuesta por mantener en el mundo rural, unas instalaciones dignas para las necesidades de toda la población.

No es necesario que nos desplacemos a grandes estructuras, para encontrar todo lo que necesitamos para el día a día, porque a partir de ahora, lo vamos a encontrar muy cerca de nuestra casa.

Supermercado Coviran agradece la confianza y fidelidad de sus clientes

Galería de fotos, SAF

Artículo anteriorNo habría que esperar al final del verano para solventar las carencias del mundo rural.
Artículo siguienteEl Plan de Depuración en municipios entre 500 y 2.000 habitantes de la Diputación y la Junta de Castilla y León contempla 20 actuaciones y una inversión de casi 11 millones de euros