La población tiene otras preocupaciones para estar pensando si la hora cambia o deja de cambiar. Total qué más da, si en casa no pasa el tiempo…

Pero la vida sigue y esta noche el reloj adelantó una hora de la forma más silenciosa, simplemente pegó un saltito a las dos de la madrugada y de repente ya eran las tres.