Arena sedosa recorriendo con lujuria tu tez sincera y desnuda. Promiscuo te exploro.

El viento se acicala para competir. No tiene nada que hacer.

Tú eres eterna, yo pasajero y él, efímero

Las calles de Segovia. Maravilloso lugar para perderse y soñar