Javier Andrés Miranda – 28 de septiembre de 2016.

Si algo me atrae siempre de los puentes, además de su plasticidad, es lo que simbolizan. La construcción de un puente es unión, desarrollo, progreso,

vida. Por más que se empeñen algunos pocos en destruirlos hay muchos más que persisten en construirlos y mantenerlos. Nuestros dirigentes deberían sentarse a contemplar un puente antes de hablar

Puedes seguirlo en: https://www.facebook.com/elrincondeelestudiante/