El tradicional mercadillo de los sábados en Tábara amplía superficie para acoger los 45 puestos alimentarios que han solicitado instalarse para vender sus productos. El alcalde de la localidad, Antonio Juárez, afirma que los puestos del mercadillo ya no ocuparán solamente la principal plaza tabaresa, sino que también se emplazarán en calles paralelas con el fin de garantizar las medidas de seguridad y de distancia que marca Sanidad ante los rebrotes.

El primer edil de Tábara reconoce que la medida no ha gustado a todos los vendedores, que prefieren instalar sus puestos en la plaza, por lo que prevé que algunos tenderos no asistirán a esta tradicional cita de los sábados.

Juárez avisa que los asistentes al mercadillo deberán acudir con mascarilla y no deberán hacer corrillos en el espacio reservado para los puestos de alimentación. Antonio Juárez avisa que habrá personas controlando que se respeten todas las normas sanitarias que hay que cumplir para contener la Covid-19.

Leer más en ZN