Javier Andrés Miranda – 18 de octubre de 2016.

Engañé, mentí, escapé;
noche calmada.
Falté, corrí, lloré;

mar salada.
Miré, huí, crucé;
brisa rasgada.
Soñé, perdí, volé;
voz callada.

Te amé.

Puedes seguirlo en: https://www.facebook.com/elrincondeelestudiante/

Artículo anteriorAprobado el programa de actividades del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca
Artículo siguienteAraceli llega a los 100 años con una mente clara y ágil como si el tiempo se hubiera detenido hace ya años.