Alp1000671meida – 4 de abril de 2014.

 

Por el Camino a Santiago

caminaba un peregrino

lleva bordón y vieira

y una calabaza de vino

 

Su norte es el horizonte

su guía son las estrellas

y lo que va dejando atrás

casi, ni le interesa

A cada paso que da

en el polvoriento camino

va dejando esa huella

que miles más seguirán

La huella se irá borrando

cuando el tiempo y el viento

dejen solo ese recuerdo

en forma de sentimientos

que nunca desaparecerá

Cada horizonte que alcanza

dará paso a uno nuevo

y solo las altas torres

dirán que alcanza su sueño

Ahora solo el recuerdo

le hará volver al camino

seguirá peregrinando

con los recuerdos vividos

Artículo anteriorBASES DEL PRIMER CONCURSO FOTOGRÁFICO “VÍA DE LA PLATA”
Artículo siguiente“YA ESTÁN PISANDO NUESTROS PIES TUS UMBRALES, JERUSALÉN” (Sal, 121)