Por el camino de Gema
vi un castaño paseando
y agradecí su sombra
en ese día soleado
 
Cuando levanté la mirada
fui contemplando su fruto
y cogí varias castañas
que me comí muy a gusto
Ahora cuando paseo
lo hago por ese camino,
busco la sombra del árbol
y también busco su fruto
 
Allí me paso las horas
trascurren como un suspiro
porque estoy con el castaño
como con un buen amigo
Artículo anteriorLa reliquia
Artículo siguienteEstamos preparando esta sección para mostrarles nuestro entorno