Va volando una cigarra
hasta los campos de trigo
y no marchará de allí,
hasta que haya comido

 Al día siguiente la imitan
varios miles de su especie,
se posan en las espigas
hasta que ni un grano dejen
 
La cosecha está en peligro,
no aguantará otra plaga
y el labrador se maldice
del daño de las cigarras
Y cuando al fin se marchan
 
la tierra está muy dañada
quedan tan pocos granos
que no merece cosecharla