En lo más alto del pueblo
han puesto el cementerio,
allí descansan en paz
todos los que ya han muerto
 
Solamente los cipreses
desde allí otean el pueblo,
porque ocultan las tapias
las sepulturas y lápidas
Cuántas ilusiones rotas
y cuántas vidas truncadas,
las de esos seres queridos
que en las tumbas descansan
 
Y las flores de las tumbas
se van regando a diario
con las lágrimas perdidas
de quienes van a visitarlos