almeida – 02 de julio de 2014.

celos

Esa noche que dormías

y no lo hiciste en tu cama

me gustaría saber

que sábanas calentabas

Si sentías otro cuerpo

 

que era distinto al mío

creo que no te mereces

que yo te de mi cariño

No volveré a presentarme

sin avisar a tu puerta

que no quiero volver a ver

que tu cama está desierta

Me irán comiendo los celos

que se alojan en mi cabeza

y no los sacaré de ahí

a pesar que me convenzas