Cuando se despertó Bernard tenía la sensación de llevar varios días durmiendo. Era casi mediodía y se sentía recuperado por completo del cansancio que tenía acumulado en su cuerpo. También las últimas emociones, el reencuentro con su hijo y estar en un lugar que le traía unos recuerdos tan contradictorios le hicieron sentirse bien. Ahora podía dedicar su vida a estar junto a su pequeño y educarle como lo hubiera hecho Marie si no se hubiera marchado.

Los monjes se disponían a comer, por lo que cuando le vio Rodrigo le pidió que le acompañara hasta el refectorio, comería a su lado.

Todos los monjes le fueron saludando y a los que no conocía porque habían ingresado en los meses que él estuvo ausente, ya estaban al corriente de quién era y algunos se dirigieron a donde se encontraba para saludarle.

También se encontraba el pequeño Ramiro, como siempre, estaba sentado junto a Ramiro, que estaba pendiente de todo lo que el niño hacía y era quien se encargaba de que se alimentara hasta con los alimentos que menos le gustaban, como eran las verduras que cosechaban en el huerto.

Bernard observó en silencio a su hijo, como le había parecido cuando le vio, destacaban los rasgos que tanto le recordaban a su esposa. El niño, ajeno a los ojos que no se apartaban de él, jugaba con la comida y bromeaba con los monjes que se encontraban a su lado, ellos admitían las bromas que éste les hacía como si ya estuvieran muy habituados a ellas.

-Parece muy feliz – dijo Bernard mirando a Rodrigo.

-Todos hemos tratado de que así sea, aquí disfruta con todo lo que hace y como puedes ver, es el juguete de todos los monjes, hasta los que parecían más serios, solo desean jugar con el pequeño.

-Le he echado tanto de menos que no creía que este momento llegara nunca.

-Ahora podrás resarcirte de la ausencia impuesta a la que te has visto obligado.

-Solo deseo de momento, que quienes están al corriente del vínculo que nos une, no lo revelen hasta que crea que es seguro hacerlo.

-Se hará como tú dices, pero no debes temer, aquí los dos os sentiréis seguros.

-¿Sigue Ramiro haciendo las restauraciones de las tallas del Monasterio? – preguntó Bernard.

-Verás que tu alumno ha salido muy aventajado, tiene una facilidad innata y natural no solo para las restauraciones, sino también para las tallas que está haciendo para decorar los lugares del monasterio, principalmente los que hay en la capilla.

-Me gustaría ayudarle, creo que es lo único en lo que puedo ser útil – manifestó Bernard.

-Es una buena idea, de esa forma podrás pasar todo el tiempo que desees con el pequeño, que también está siendo un buen alumno y de vez en cuando nos sorprende con las cosas que hace.

Artículo anteriorEl Congreso convalida el Real Decreto Ley de medidas urgentes en el ámbito de la educación no universitaria
Artículo siguienteA LA MESA DE LAS CORTES DE CASTILLA Y LEON