Javier Andrés Miranda, 20 de mayo de 2014.

Letras, esas que tantas veces se agolpan en mi cerebro. Una a una esperando a viajar y ser palabra precisa en algún instante.

 Esperando su turno, pacientes en el limbo entre la razón y la inconsciencia. Letras deseando fecundarse, existir y letras que nunca serán palabras, esas que un día me quedé y nunca nadie oyó ni leyó. Palabras perdidas en lo profundo del olvido. 
Tras un cincel, palabras de letras una a una esculpida y moldeada, a veces con el alma, a veces con las vísceras. Palabras de amor y palabras de odio. Y en el fondo, solo eso, letras, palabras.
Respiro. Negro sobre blanco. Letras. Palabras. Sentimientos… Por cuántas veces acordamos que vinierais unas y no otras y cuántas veces llegaron las otras y no las unas. 
A veces, sí, os tengo miedo. De madrugada, cuando el insomnio me atormenta y os veo a lo lejos caminando hacia mí. Lentamente, os vais acercando y de repente, comenzáis a recorrerme. Cada vez más rápido. Y venís una y otra y otra más. Os arrojáis dentro de mi vacío. Venís a galope, sin control. Y al alba, ya apenas sí os puedo alcanzar. 
Sí. Letras, palabras. Mercenarias de la razón, del amor, del odio. Al mejor postor. Con la misma indiferencia declaráis la guerra y desencadenáis la pasión más encendida. Mentís y amáis sin rubor alguno. Impartís justicia, sembráis odio, enseñáis conocimiento. Y siempre la misma indiferencia de vuestra triste existencia y amargo sometimiento.
Al final, montones de letras que tan solo serán palabras

 

NOTA:

A partir de hoy a las 19:00h en el Centro Cultural el Parque, en Madrid, podréis contemplar una exposición de fotografía. Este es uno de los trabajos que se presenta.

Artículo anteriorDon dinero
Artículo siguienteMÁS VALE TARDE QUE NUNCA