Eugenio Rosado Garrido  – 28 de diciembre de 2015.

 SAF 140318 15061

Representación Reyes 1964

                El texto del Auto de los Reyes Magos, parece que data del siglo XII y en Tábara se representa en la mañana del día 6 de enero, antes, durante y después de la misa, en los aledaños de la iglesia y en su interior.

 

            SAF 140318 7884

Representación Reyes año 1926 – Foto: cedida por Patro Baladrón

    La representación viene de tiempos inmemoriales, si bien desde 1937 a 1963 prácticamente se dejó de representar. En 1964, gracias a Santi Andrés Fresno que reescribió el texto con la ayuda de la gente mayor que se acordaba vagamente de algunos trozos y pudo recomponer el auto que ha llegado a nuestros días. Desde 1964 se ha venido representando año tras año ininterrumpidamente. En el año 2007 se encontró el texto anterior a 1964 añadiéndose una escena más con el texto antiguo al de 1964 y este conjunto es el que se viene representando desde 2007.

                Agradecimiento pleno a Mercedes Cid Arias, por haber facilitado el texto que a continuación se consigna; su hijo Felipe, durante muchos años, encarnó al Rey Melchor – Su padre Luis en el año 1964 hizo el papel de guardia del Rey Herodes-.

 

AUTO DE LOS REYES MAGOS DE TABARA

ESCENA I

NARRADOR:

                El Rey Herodes, ataviado con traje a la antigua usanza, aparece en el balcón del palacio (Ayuntamiento de la Plaza Mayor). Un Ministro de la Corte se encuentra junto a él. Hablan así:

 

HERODES:                                El veros hoy tan temprano

                                               en gran cuidado me ha puesto.

MINISTRO:                              ¿No lo notáis gran señor,

                                               que tenéis en vuestro reino,

                                               mejor diré en vuestra corte,

                                               tres extraños caballeros,

                                               cuyos magníficos portes

                                               son de reyes, según pienso,

                                               pues ciñen diadema real,

                                               empuñan dorados cetros,

                                               arrastran púrpura, en fin,

                                               estas señales, su aspecto,

                                               el equipaje y grandeza

                                               que ostentan son más que ciertos

                                               indicios de ser personas

                                               que dominan otros reinos?

HERODES:                               Levantad y proseguid.

                Levántese

MINISTRO:                               Pues, señor, el pueblo todo

                                               de confusión está lleno

                                               al oír a estos extraños

                                               que, con descaro y sin miedo,

                                               públicamente preguntan

                                               en dónde ha nacido el nuevo

                                               Monarca de los Judíos,

                                               que esperaba el mundo entero.

HERODES:                           Y la nobleza ¿qué ha dicho,

                                               qué ha respondido, qué ha hecho

                                               al oír que preguntaban

                                               por ese monarca nuevo?

MINISTRO:                               Nada, señor, respondieron

                                               pues un caso tan extraño

                                               a todos tiene suspensos.

reyeseugenio

ESCENA II

NARRADOR:

                Herodes con gran incertidumbre y temeroso de perder su trono, primero piensa en voz alta y a continuación llama a su ministro.

HERODES:                               Yo no sé nada de esas cosas,

                                              ni las he visto ni he oído,

                                               pero en mi corte tengo doctores

                                               y sabios muy entendidos.

                                               Voy a mandarles venir.

                                               ¡Ve al instante!

MINISTRO:         Obediente estoy, señor,

                                               y pronto a vuestro servicio.

NARRADOR:

                El ministro se dirige al templo en busca de los sabios para que aconsejen a Herodes.

MINISTRO:         Sabios del pueblo de Israel,

                                               venid pronto y obedeced,

                                               si no el rigor de su ira

                                               sobre vosotros tendréis.

LOS DOCTORES: Ante vuestra majestad

                                               nos postramos rendidos

                                               los doctores de Israel,

                                               obedientes y sumisos.

HERODES:                                Decidme ¿sabéis dónde

                                               ha de nacer el Ungido

                                               el que llaman el Mesías

                                               y también le llaman Cristo?

1ª DOCTOR:       Sí, lo sabemos de cierto,

                                               y el mismo Dios nos lo ha dicho,

                                               en la ciudad de Belén,

                                               cuna del Divino Niño,

                                               y reinará en Israel

                                               por los siglos de los siglos.

HERODES:                               ¿Y en qué tiempo ha de nacer?

                                               ¿Lo habéis acaso leído

                                               en las Santas Escrituras?

2º DOCTOR:                            Sí, también lo hemos leído

                                               y en ellas está marcado,

                                               bien señalado y bien fijo,

                                               dice Jacob que vendrá

                                               el Mesías prometido

                                               cuando el cetro de Judá

                                               no lo tengan ya sus hijos.

                                               Tu de Jacob no desciendes,

                                               luego el tiempo está cumplido.

HERODES:                               ¿Y no habrá alguna señal

                                               milagrosa o prodigio

                                               que manifieste a los hombres

                                               que este rey ha nacido?

1º DOCTOR:                            Sí, sí, habrá señales,

                                               los ángeles bajaran

                                               allá desde el cielo empíreo,

                                               a cantar al rey sus glorias

                                               con los hermosos himnos,

                                               y se oirá a unos pastores

                                               que el salvador ha nacido.

                                               Unos reyes extranjeros

                                               vendrán con gran regocijo,

                                               a adorar al Rey del Cielo

                                               con dones muy exquisitos.

                                               Una estrella en el oriente

                                               que jamás se habrá visto

                                               y, guiados de esa estrella,

                                               hallarán al Rey del Cielo.

reyeseugenio2

ESCENA III

NARRADOR:

                Herodes, el ministro y los sabios entran en palacio para aclarar tanta duda.

Por distintas calles llegan los tres reyes y se juntan a las afueras del palacio; vienen de sus respectivos reinos acompañados por sus pajes y comitivas, guiados por la misma estrella a Belén en busca del Rey de los Judíos.

REY 1º:                                   ¿Dónde está el astro luminoso?

                                               Entre luz refulgente

                                               una estrella nos guió

                                               con presteza desde oriente.

                                               A penas a este pueblo hemos llegado

                                               que, fuera de la vista, se nos ha ocultado.

REY 2º:                                   Después de fatigas mil

                                               por montes, valles y cerros

                                               la estrella se nos perdió;

                                               ¿qué dirección tomaremos?

REY 3º:                                   Preciso será que preguntemos

                                              por más que Herodes …

REY 1º:

                al público:

                                               ¿Cuál de vosotros me decís

                                               dónde está el recién nacido,

                                               Rey de los Judíos?

REY 2º:                 Saliendo de nuestro reino

                                               para adorar al Mesías

                                               no es justo abandonarle,

                                               preciso será buscarle.

REY 3º:                                   Cúmplase nuestro deber

                                               supuesto que venimos a adorarle

                                               y a mil honores tributarle.

reyeseugenio3

ESCENA IV

NARRADOR:

                Los tres reyes se dirigen al palacio de Herodes para preguntarle a este por el recién nacido. Mientras, en palacio, Herodes lleno de dudas, aparece y dice asombrado:

HERODES:                               ¿Con qué no se equivocaron

                                               los doctores de la ley?

                                               ¿Con que ha nacido ese rey

                                               que es Dios de Judea?

                                               ¿Luego fueron verdaderos

                                               en su anuncio los pastores

                                               al adorar, muy sinceros,

                                               al Señor de los señores?

                                               Como Rey y Salvador,

                                               ¿me prestará el homenaje?

                                               ¿Qué confusión y temor

                                               me domina en este instante?

                                               Más, hoy con fuerza bastante

                                               se embravece mi furor,

                                               y, pues mi indignación

                                               se eleva en muy alto grado,

                                               pronto serán degollados

                                               ese niño y cuantos sean

                                               existentes en Judea.

                                               Todos los niños varones

                                               que los dos años de edad

                                               no cumplieran, se verán

                                               muy en breve asesinados

                                               y hasta el niño soberano.

                   asomándose por el balcón:

                                               ¿Quién llama en Jerusalén?

                                               Esas voces que se estrellan

                                               en los muros de mi alcázar,

                                               que hasta sus torres se elevan

                                               ¡Oh! …

                                               Si ellos fueran, si ellos fueran…

                                               ¡Maldita!

                                               ¡Maldita mi suerte sea!

                                               Pues su venida es anuncio

                                               de que ya

                                               mi imperio a caer empieza,

                                               yo no sé lo que pasa

                                               se me turba la cabeza,

                                               el corazón se me oprime

                                               y el alma de ira se llena,

                                               y un vago presentimiento

                                              en mi cerebro penetra.

                                               Más, no se. Tengamos calma,

                                               tengamos calma y prudencia

                                               ¡Capitán de mi guardia!

SOLDADO:                              ¿Qué mandáis gran señor?

HERODES:                              Averiguad que personajes son esos

                                             que preguntan por el recién nacido

                                             Rey de los Judíos.

SOLDADO:

                a Herodes:

                                               Muy bien, gran señor.

                se dirige hacia los Magos y les dice:

                                               De parte de mi señor rey,

                                               ¿Qué personajes son ustedes

                                               que preguntan por el recién nacido

                                               Rey de los Judíos?

REY 1º:                                   Dile que somos tres reyes

                                               que del oriente venimos

                                               a adorar al recién nacido

                                               Rey de los Judíos.

SOLDADO:

                a Herodes:

                                               Dicen que son tres reyes que vienen del oriente

                                               a adorar al recién nacido Rey de los Judíos.

HERODES:                               ¿A adorar… al recién nacido Rey de los Judíos?

                al soldado:

                                               ¡Diles que se acerquen!

SOLDADO:

                a Herodes:

                                               Muy bien, gran señor.

NARRADOR:

                El soldado sale de palacio en busca de los tres Reyes Magos.

SOLDADO:

                a los Magos:

                              

                                               Reyes, príncipes e infantes,

                                               de parte de mi seño rey

                                               que se acerquen ustedes.

REY 1º:

                decidiéndose ir hacia Herodes:

                                               ¿Qué nos hará?

REY 2º:                                    ¿Si nos mata?

REY 3º:                                    Caro pudiera costarle

                                               insultar a uno

                                               de nuestros soldados.

                                               Pero, al fin, a verlo vamos.

PAJE 1º:

                caminando hacia el balcón donde esta Herodes:

                              

                                               Parece que mis señores

                                               le teman a ese tirano,

                                               les tengo que defender

                                               con mi alabarda en la mano.

PAJE 2º:                                   Y también le he de enseñar

                                               el camino del corazón

                                               antes que sentirse rendido.

PAJE 3º:                                  Yo también, compañeros y amigos míos,

                                               me batiré como un león. Perderé mi vida

                                               antes que toque a ninguno de vosotros.

HERODES:                              ¿Qué novedad, que pasmo, que recelo

                                               altera hoy mi corte?

                                               Sin duda que ha nacido en este suelo

                                                                                             

                                               vuestro Dios adorable y verdadero.

                                               ¿O venís a buscarle con porfía

                                               sólo por ser el Hijo de María?

REY 2º:                                    A ofrecerle dones y a adorarle.

HERODES:                               ¿Y qué motivo tenéis para que sea cierta su venida

                                               o que en Judea haya tomado asiento?

REY 3º:                                   Un astro luminoso que es un portento,

                                              una estrella desusada

                                              nos guió con prodigio en la jornada.

HERODES:                              Iros, reyes, al momento

                                             de ello traedme recado,

                                             que también quiero ir a verle

                                             y a ofrecerle un don preciado.

reyeseugenio4

                Fotos realizadas por el autor                                                                    CONTINUARA……