almeida – 28 de mayo de 2014.

abueloalfuego

Allí en el viejo escaño

suele sentarse el abuelo

mantiene fijos los ojos

en la chimenea y el fuego

nunca nos habla de nada

casi siempre está en silencio

ahora se pasa los días

dedicado a sus recuerdos

y allí espera ese día

que abran las puertas del cielo

se marchara silencioso

como siempre lo recuerdo.

Sé que cuando llegue al cielo

tendrá reservado ese sitio

que tienen los hombres buenos,

porque jamás presencie

ni una palabra ni un gesto

que pudiera dañar a nadie

porque, así era el abuelo