almeida – 30 de noviembre de 2014.

jinete

Por las calles de Zamora

cabalgaba un caballero

iba con porte gallardo

y con el semblante serio

 

En una plaza cercana

en una casa de piedra

en la segunda ventana

esperaba una doncella

Cuando sintió las pezuñas

que golpeaban el suelo

notaba que el corazón

se le salía del pecho

Ya se acerca el caballero

y se corre una cortina

que muestra tras la ventana

una mirada furtiva

El caballero se para

y va mirando hacia arriba

y la cortina se cierra

turbada por los que miran

Han sido cinco minutos

y no se han dicho palabra

hay muchas formas de amar

y ésta, es la más extraña

Ya se marcha el caballero

y se mueve la cortina

los dos esperaran mañana

para una nueva visita