almeida – 29 de agosto de 2014.

cepavieja

Iba montado en mi burra

camino de las acebras

y me dirigía al monte

para ver cómo se hallaba

una viña que tenía

llena de cepas viejas

El fruto estaba maduro

listo para vendimiarlo

y con asnales y cestos

fuimos a recolectarlo

Ese néctar que produjo

era bebida de dioses

y yo te invite a probarlo

en una copa de flores

En ese sorbo que diste

percibiste casi todo

extrajiste sus aromas

y sentiste los olores

que solo las cepas viejas

y la tierra en que se hace

le fueron dando el carácter

y lo fueron convirtiendo

en ese placer de los dioses