almeida – 28 de abril de 2015.

En la torre de Simancas

se encontraba un prisionero

antes un hombre de Dios

ahora es un Comunero

Era el obispo Acuña

el prelado de Zamora

ahora es un Capitán

que lucha por la justicia

El capitán Comunero

ha caído en Villalar

como a otros prisioneros

lo mandan ajusticiar

Pero es un hombre de Dios

y ni siquiera el poder regio

quiere tener un conflicto

con el gran poder papal

Aprovechando la noche

el verdugo va a la torre

y ajusticia al reo

y que la acción no se note

Unos hablan de suicidio

otros dicen que fue un trueno

pero las voces del pueblo

saben que le ocurrió al reo

Desde ese día la torre

lleva el nombre de ese preso,

esa, es la torre de Acuña

el capitán comunero