almeida – 20 de octubre de 2015.

vacalechera

Las pezuñas de las vacas

van levantando el polvo

se dirigen hacia el prado

caminito del arroyo

 

Los tiernos brotes esperan

a insaciables rumiantes

que comerán todo el día

antes de volver al establo

 

Cuando empieza a anochecer

regresan por donde han ido

a fuerza de ir todos los días

ya conocen el camino

 

Ahora la ordeñadora

irá extrayendo ese néctar

que brota por sus pezones

hasta que se queda seca

 

Ese líquido vital

cargado de proteínas

alimenta a todo el pueblo

mientras a ellas alivia