almeida – 28 de mayo de 2015.

Urraca la de Zamora

reina firme y decidida

vio como un día su hermano

cercó su ciudad querida,

y la supo defender

con las uñas y los dientes

y con otro tipo de argucias

que no eran tan frecuentes

Y el que cercó Zamora

no consiguió ver su triunfo

y ante la recia muralla

un día de infortunio

fue cercenada su vida

cayó a manos de un noble

que a un portillo le condujo,

le asestó tal puñalada

que le partió el corazón

y también con él rompió

el sueño que un día tuvo

de incluir en su reino

a la perla zamorana

entrando triunfante en ella

como el gran conquistador

al que nada se negara

Va doña Urraca altiva

por las calles zamoranas

y es aclamada por todos

por nobles y cortesanas

porque ha sabido salvar

su reino de ese invasor

que osó un día cercar

a ese reino singular

que tan bien cercado está