Eugenio Rosado Garrido – 15 junio 2015

                 El agua, como elemento imprescindible para personas y animales, desde siempre ha tenido una atención prioritaria por parte de autoridades y vecinos de los pueblos, los cuales una vez localizado el manantial,

la encauzaban a lugar adecuado y allí construían la correspondiente fuente, la cual les permitía disponer cómodamente del agua.

                Muchas de las fuentes, tanto urbanas como rurales, también abastecían de agua a los animales mediante el correspondiente abrevadero.

                Los abrevaderos urbanos son de obra de fábrica y en ellos solo suelen beber los ganados vacuno, caballar, mular y asnal.

                Los abrevaderos rurales, en los cuales solo suele beber el ganado ovino y el caprino, están repartidos por todas las zonas de pastoreo o de paso del término municipal. Los hay de dos tipos:

* De Obra de Fabrica, muy largos y estrechos; abastecidos por una fuente.

* De Balsa, excavación circular realizada en el terreno e impermeabilizada con arcilla (barro). Unos abastecidos por fuente y aguas pluviales y otros que solo almacenan las aguas de lluvia.

 

eugenio113   eugenio114
Bajo La Folguera    Palomillo
eugenio115   eugenio116
Bajo La Folguera    Bajo Vildeo
eugenio117   eugenio118
La Balina   Las Tierricas
eugenio119   eugenio120

Las Francas                                                             

  Pista hacia La Picota
eugenio121   eugenio122
El Rincón                                                                                Campo Limas
eugenio123   eugenio124
Carrizal                                                                                   Lambederos
eugenio125   eugenio126
Ribera-Pista a San Mames                                                Camino Carcabón

 

Fotos realizadas por ERG.