SAF 151114 0017
Salía por las mañanas
a un lugar desconocido,
iba recogiendo tierra
que acarreaba en su burro
 
Con el cedazo quitaba
todas las impurezas,
le iba añadiendo agua
y hacía una espesa mezcla
 
Luego cogía el barro
y lo iba modelando,
sus manos ya eran maestras
por los años de experiencia
 
Y las vasijas que hacía,
eran una maravilla,
las iba dejando al sol
para secar bien la arcilla
 
Luego encendía el horno
y las iba introduciendo
para conseguir la dureza,
que solo les daba el fuego
 
Ahora las admiraba,
las cuidaba con esmero,
eran las obras de arte
que hacía el alfarero
Artículo anteriorEl donativo
Artículo siguienteEl número de pensiones en Castilla y León se situó en 604.287 en enero