almeida – 11 de abril de 2014.

toronegro

Manuel el de la Bernarda

va contento a ver los toros

y en la mitad del camino

se paro en una mimbrera

y corto una vara larga

para azuzar la manada

cuando crucen el arroyo

Pero ese día tan nefasto

en que se iba a torcer todo,

un toro de cuatro años

no quiso cruzar el arroyo

se fue fijando en Manuel

que se encontraba solo

y ni la vara de mimbre

ni el salto del arroyo

le evito esa cornada

que le asestó el negro toro

De luto está la Bernarda

va maldiciendo a ese toro

que se cruzó con su hijo

cuando pasaba el arroyo

rompiendo su corazón

lo mismo que esa cornada

quebró la vida del joven

que se fue a ver los toros