almeida – 10 de diciembre de 2014.

ariasgonzalo

Del campo de la verdad

suben muerto a un caballero

allí está Arias Gonzalo

llorando por su hijo muerto

No solo ha perdido un hijo

ha llegado a perder cuatro

que lavaron el honor

de su padre mancillado

La sangre de cuatro hijos

ha reparado la afrenta

de responder a ese duelo

por el honor de su tierra

Ahora Arias Gonzalo

puede alzar la cabeza

ha restituido su honor

y se ha limpiado la afrenta

pero a tan alto precio

que nada lo mereciera

que con la vida de sus hijos

la suya también está muerta